Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cultivos de ocio se quedan sin espacio

Los veteranos de los huertos municipales reclaman nuevas zonas para la siembra ante la creciente demanda: "Tienen muchos praos sin utilizar"

Por la izquierda, Esteban Toral, Jesús Coro, José Manuel González y Ramón Erice, ayer, por uno de los pasillos de los huertos de Leorio. | Marcos León

Faltan huertos de ocio en Gijón. Esto es lo que defienden los usuarios más veteranos de estos espacios municipales que volverán a salir a subasta. Hay temor entre los más asiduos, pues el plazo de solicitudes se cerró, como desveló LA NUEVA ESPAÑA, con 698 solicitudes para utilizar las 260 plazas disponibles en los huertos de Leorio y El Pisón. Son cifras, a la espera de revisar que todas las peticiones están bien formuladas, que no ha contentado a los usuarios que llevan años utilizando los terrenos, quienes consideran la alta demanda "perjudicial" para el cuidado de los huertos ya que, "muchos de ellos finalmente acaban por ser abandonados". "El problema no es que haya gente nueva que solicite tener una parcela, sino que luego, a los quince días la dejan sin cuidar, llegando incluso a abandonarlo", denuncia José Manuel González, un gijonés que lleva más de dos décadas años como usuario en el huerto de Leorio, donde advierte del alto número de parcelas "improductivas".

Úrsula Fernández, ayer, recogiendo lechugas en su huerto. | Marcos León

Por su parte, la presidenta de la Asociación del Huerto Vega de las Flores, Úrsula Fernández, explica que el abandono actual de las parcelas puede deberse "a que la temporada donde más cosecha hay es en primavera", siendo los demás meses "menos productivos". Además, señala que, "hay mucha gente jubilada que cae enferma o no puede hacerse cargo de los huertos por otros motivos". Sin embargo, la nueva convocatoria ha despertado el interés de muchos gijoneses que tienen la intención de la adjudicación de un terreno para los próximos cuatro años, hasta el 31 de diciembre de 2026. "Ahora habrá que ver si realmente toda esta gente se va a hacer cargo de sus parcelas, cuando vean lo que cuesta sacar adelante los tomates y las cosechas", expone José Manuel González.

Esteban Toral contempla una calabaza de su huerto. | Marcos León

La mayoría de los usuarios que frecuentan las instalaciones de Leorio son personas jubiladas y mayores de 65 años, los cuales tienen reservados 96 huertos, que si no se llenan se sumarán al turno general. Todos ellos reclaman que las parcelas deberían ser "exclusivamente para jubilados, como en su planteamiento inicial". Jesús Coro, quien consiguió el año pasado la concesión de una de las parcelas debido a que se encontraba sin utilizar, afirma que, "es una forma de distraerse y de salir de casa porque estás con los amigos, disfrutas y llevas a la familia tus propias cosechas", comentaba. Aunque también pide que "se contemple la posibilidad de añadir más parcelas para mayores de 65 años". Entre las actividades cotidianas que realiza están la plantación de tomates, lechugas, pimientos o flores, el regadío y el mantenimiento de las casetas, donde se guardan las herramientas.

Sin embargo, tras la alta demanda para la adjudicación de las nuevas concesiones, todos los usuarios han manifestado preocupación debido a la escasez de parcelas. Por ello, la mayoría coincide en que "si la demanda este año es tan alta, el Ayuntamiento debería poner más parcelas en muchos de los praos que tiene sin utilizar". Por su parte, desde la asociación Huerto Vega de las Flores, también llevan tiempo luchando por este tema. "El procedimiento obliga a los usuarios que ya formaban parte del huerto, y que hayan conseguido la renovación, a cambiarse de parcela", expone Úrsula Fernández. "No es justo que la gente que se preocupa diariamente por su parcela, cuando toca la renovación, les toque cambiarse de sitio, ya que eso significaría empezar de cero desde un terreno abandonado, perdiendo toda la cosecha". Por ello, desde la Asociación se ha organizado una recogida de firmas para abogar por la adjudicación de la misma parcela en caso de renovación.

Una actividad que cada vez está generando un mayor interés por el público gijonés, algo que ha sido demostrado con el alto número de solicitudes, especialmente entre los jubilados que buscan nuevas formas para mantenerse activos y ocupados.

Compartir el artículo

stats