Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agropec devuelve la sonrisa al sector

"El balance es muy satisfactorio", destacan los participantes en el certamen, que superó los 76.000 asistentes, un millar más que en 2019

37

EN IMÁGENES: Gijón acoge una nueva edición de Agropec Ángel González

"En momentos tan difíciles como los estamos atravesando, agrada mucho ver que hay más participantes y calidad. Que con esta crisis exista tanto nivel te da fuerza y moral para seguir peleando dentro del desanimo generalizado que hay en el sector". José Ramón Badiola, un veterano de la ganadería, resumió así ayer el sentimiento de los participantes de Agropec, que volvió a celebrarse sin restricciones y con el mismo entusiasmo previo a la pandemia. Y eso se reflejó en la asistencia, con 76.112 visitantes durante los tres días del certamen, cerca de un millar más de los que habían acudido en 2019. "La gente estaba deseando estar aquí, hablar, relacionarse y olvidarse de todo", dice Ángel García, de la Ganadería La Huerta de Madrid.

Agropec echó el cierre, con una última jornada en la que la afluencia de público fue constante. Entre los ganaderos hubo "satisfacción" y también "entusiasmo". "La calidad de las reses en el concurso de frisona fue fabulosa, hacia años que no se veía algo así. Y también agradó mucho ver un número de participantes tan alto", recalcó Badiola. "Y además estuvieron muchos ganaderos jóvenes, eso nos hace tener esperanza para el futuro", añadió.

El fin de semana, en el que la lluvia hizo acto de presencia de forma intermitente, los puestos de alimentación recibieron también un buen puñado de visitantes. "Posiblemente el mal tiempo ayuda, pero nos ha ido bastante bien, la gente compra y valora mucho lo de aquí", explicó Alejandro Casielles, encargado de la Quesería Alejandro Casielles 1913, de Vega de Poja (Siero). "El queso es un producto que prácticamente siempre triunfa", subrayó.

Cerca, en otro stand de alimentación, la pequeña Marta Gutiérrez vendió faba fresca y verdina de Casa Bartuelo, de la localidad gozoniega de Manzaneda, junto a su madre Paula Miguel. La niña es la séptima generación de una empresa familiar que, pese al aumento de los costes en la producción, se va con una buena sensación de Agropec. "El precio de la faba fresca, como todo, también ha subido. Pero hemos vendido bien, estamos muy contentos", relató.

También con buen sabor de boca se despidió una debutante, Emma Álvarez, de Ecopitas, para apadrinar gallinas. "Por 13 euros llevamos una bandeja de 30 huevos, y donamos media docena a un comedor social", comenta sobre su propuestas. "Se apadrinaron aquí unas cuantas, pero aún notamos que la gente sale y se mueve, pero que aún le falta un poco ese consumo de antes", remató.

Cierre con los manejadores


La última jornada de Agropec acogió el XXI Campeonato nacional de manejadores, la entrega de premios de la 49.ª edición del concurso-exposición de la Huerta Asturiana y varios talleres infantiles, que propiciaron muchas visitas familiares al certamen.

"Debería ser obligatorio venir y disfrutar de este ambiente", dicen las familias


Muchas familias, con niños pequeños, se pasaron a dar una vuelta por Agropec. "Debería ser obligatorio venir y disfrutar de este ambiente, y más para los de ciudad; permite estar cerca de la naturaleza", destacó Gorka González, acompañado de sus hijos Aritz y Julen. "Ha habido más público que otros años en los certámenes", reconocieron también los ganadores en el cierre de una edición de Agropec en la que se notaron de nuevo las ganas de disfrutar de todas las propuestas de la feria.

Compartir el artículo

stats