Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleària encarga a Armón un segundo ferri rápido, ya en obra

El barco, con una cubierta más que el "Eleanor Roosevelt", dará trabajo a 250 operarios directos hasta mayo de 2024

Trabajos de montaje de uno de los bloques del nuevo ferri rápido para Baleària en Armón Gijón. | Ángel González

El contrato por Armón Gijón del segundo "fast ferry" (ferri rápido) de grandes dimensiones para el armador español Baleària es ya una realidad. El astillero gijonés ya estaba preparando el pasado mes de marzo el proyecto para el nuevo buque, al tiempo que se ultimaba el acuerdo con la naviera para poner en vigor el contrato, tal y como avanzó entonces LA NUEVA ESPAÑA.

Con el encargo ya materializado, el astillero inició hace ya varias semanas los trabajos de construcción del nuevo catamarán de aluminio, que será un barco muy parecido al "Eleanor Roosevelt" que el astillero gijonés entregó en abril de 2021 a la naviera levantina, convirtiéndose desde entonces en el ferri rápido más grande del mundo con 123 metros de eslora por 28 de manga, mismas dimensiones que tendrá la nueva embarcación.

En la construcción del nuevo buque están participando de manera directa 250 operarios, en una obra que se prolongará durante más de año y medio, con la previsión de entrega del barco al armador en mayo de 2024, un periodo en el que habrá periodos punta de trabajo con más operarios que los actuales. Además, por cada puesto de trabajo directo en el sector naval se estima que hay otros tres inducidos, según explican fuentes del sector.

El nuevo transbordador rápido que construye Armón Gijón para Baleària se hará al igual que el "Eleanor Roosevelt" con casco de catamarán y completamente de aluminio. En su construcción se emplearán 1.000 toneladas de este metal. Aunque la mayor parte del diseño del barco es igual que la de su gemelo entregado en 2021, incorpora algunas mejoras respecto al diseño de aquel. Destaca especialmente que contará con dos cubiertas para pasajeros, en lugar de la única cubierta de que dispone el "Eleanor Roosevelt", lo que se traduce en mayor espacio por pasajero y por tanto en comodidad en una embarcación en la que se ofrecerán billetes de clases "business" y "turismo".

El incremento de peso por esta cubierta respecto al anterior proyecto hecho en Armón Gijón para el armador levantino, hará que el nuevo buque incorpore motores más potentes para mantener la velocidad de servicio en condiciones óptimas de 35 nudos (64,82 kilómetros por hora). Este catamarán de aluminio incorporará al igual que su hermano mayor motores duales de gasóleo y de gas natural, por lo que contará con depósitos de gas natural licuado. Otras de las mejoras que se incorporan en el nuevo barco respecto al "Eleanor Roosevelt" son dos hélices acimutales a proa para mejorar la maniobrabilidad en los atraques en puerto y modificaciones en el puente.

Mantendrá la misma capacidad de carga de vehículos, con una cubierta apta por su altura para camiones y otra exclusivamente para turismos. El barco podrá transportar 1.200 pasajeros y 400 coches o alternativamente 250 coches y los camiones que quepan en 400 metros lineales de cubierta.

Son las mismas cifras que las del "Eleanor Roosevelt", cuya buena aceptación por parte de los pasajeros ha llevado a Baleària a ejecutar la opción para encargar este segundo barco, que ya se había previsto en la contratación del "Eleanor Roosevelt" y que la naviera siempre había supeditado al resultado de ese primer ferri rápido, que además de ser el mayor del mundo de su clase es el único que hasta la fecha se ha construido en un astillero europeo.

Hasta entonces sólo dos astilleros australianos construían ferris rápidos de dimensiones equiparables, aunque menores, al "Eleanor Roosevelt", barco con el que Armón entró en un selecto mercado, con perspectivas de futuro. La capacidad de la grada de armamento del astillero gijonés, suficiente para construir barcos con esta manga, ha sido clave para que Armón se haya podido posicionar en este segmento del mercado. También la experiencia acumulada con anterioridad por el grupo naval asturiano durante años en la construcción de embarcaciones en aluminio, alguna de ellas de 70 metros de eslora.

Además del ferri, la carga de trabajo actual de Armón Gijón incluye un atunero congelador para el empresario asturmexicano Antonio Suárez, un arrastrero de 58 metros para Islandia y recientemente acabó la construcción del barco de un barco de suministro de gas licuado para Knutsen, pendiente de las pruebas de mar para su entrega.

Compartir el artículo

stats