Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los negocios no podrán reservar ni limitar a ningún producto los bonos al consumo

El plazo de adhesión de los comercios al nuevo plan municipal se abre hoy con dudas por el cambio de gestión, al ser una subvención

Un joven consulta la información sobre los bonos para potenciar el consumo en la web de Gijón Impulsa. Marcos León

Ni reservar o retener bonos, ni destinarlos a ventas de artículos concretos. Y ofrecerlos "activamente" a "todos los clientes". Esas son algunas de las condiciones que se imponen a los negocios que participen en la nueva edición, la segunda, del programa municipal Bonos Gijón, que hoy abre el plazo de inscripción para aquellos establecimientos comerciales, hosteleros o culturales que quieran participar. Plazo que termina el día 9 de diciembre con el reto de que los 100.000 bonos de 10 euros que se pongan en el mercado puedan estar operativos a finales del mes que viene. En plena Navidad.

La previsión es llegar a un millar de negocios participantes, entre los que se repartirán equitativamente los bonos. En esta ocasión es el comerciante quien ofrece de manera directa el descuento financiado por el Ayuntamiento al cliente, que no lo tendrá que comprar previamente en una plataforma digital como ocurrió el año pasado. Sí habrá una plataforma donde el potencial cliente pueda comprobar qué comercios tienen Bonos Gijón y (o por lo menos en eso se trabaja desde el punto de vista técnico) cuántos bonos le quedan en cada momento a cada negocio. Una pegatina en el escaparate servirá también de identificación.

Este plazo de adhesión que ahora arranca viene acompañado desde Gijón Impulsa, la entidad municipal que gestiona el proyecto, de una primera campaña informativa bajo el lema "Vender más, te costará menos" para explicar las novedades del proyecto de manera específica a los empresarios. Y es que eliminada la excepcionalidad administrativa por la pandemia de la que se había beneficiado Bonos Gijón en la edición del año pasado, estas nuevas ayudas municipales tienen la consideración legal y fiscal de subvenciones a las empresas. Así que el establecimiento participante debe solicitar previamente la subvención al Ayuntamiento a través de la web municipal o desde el espacio habilitado para ello en la web de Gijón Impulsa. Luego, habrá otra campaña informativa más focalizada en los clientes.

Los requisitos fundamentales que se les exigen a los participantes son ser autónomo o pequeña empresa, dados de alta en alguno de los epígrafes de la convocatoria, y estar al corriente de las obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social. Datos que serán verificados por Gijón Impulsa antes de hacer pública la lista de establecimiento previa aprobación de la Junta de Gobierno. Se han dado un plazo de diez días naturales para hacer esas comprobaciones.

Desde la Unión de Comerciantes también se ha estado facilitando información a los más de 800 negocios que tienen registrados en su base de datos, tanto socios como no socios. Información que empezó a moverse desde que la Junta de Gobierno aprobó las bases de la convocatoria el pasado día 22. Aunque hasta su publicación ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias no se pudo arrancar al plazo de adhesiones. El éxito de la convocatoria del año pasado anima el interés por participar. Aunque el cambio de dinámica, en lo que tiene que ver con la solicitud previa de la subvención y la cesión de información al Ayuntamiento, está generando cierta inquietud y dudas. El hecho de que el canje de bonos, si todo sale según lo previsto, coincida con la campaña de Navidad también tiene alguna repercusión negativa. Algunos empresarios entienden que la tramitación de esos descuentos les puede generar un trabajo adicional a sumar a una época ya de por si de mucho trabajo.

En todo caso, y si se llega a ese millar de negocios adheridos, serían cien bonos por establecimiento. Los bonos son de 10 euros sobre una compra mínima de 30 euros. Se podrán utilizar como máximo cuatro bonos por compra y cada consumidor, que se tendrá que identificar con su DNI, podrá tener derecho a un máximo de 12 bonos lo que suponen 120 euros de descuentos. A gastar en uno o varios establecimientos.

Las bases de la convocatoria hablan de un mes de plazo para gastar los bonos. Si quedasen bonos sin gastar se abre la opción a un segundo periodo de canje. E incluso a un tercero. La redistribución de bonos se haría siguiendo las siguientes pautas. Los establecimientos que a esa fecha hayan canjeado menos o igual del 25% de los bonos disponibles al inicio del primer período se quedarían con el 50% de los bonos que le correspondiesen inicialmente. Los bonos devueltos serán redistribuidos de manera equitativa entre los establecimientos que hayan canjeado igual o más del 75% del total de los bonos asignados durante la campaña. Para asegurar una cantidad mínima suficiente de bonos, el número de bonos redistribuidos nunca sería inferior a 4. El orden de prelación en esta redistribución tendrá en cuenta, primero, la fecha en la que el establecimiento haya agotado los bonos asignados y, segundo, el mayor porcentaje de bonos canjeados.

Compartir el artículo

stats