Una defensa "de la riqueza intangible de la imaginación" gana el Premio "Jovellanos"

El ensayo de la lenense Begoña Quesada revisa los efectos de vivir en "la vorágine de las nuevas tecnologías", subraya el jurado del galardón

El jurado, en la Casa Natal Jovellanos: Lluis Xabel Álvarez, Pedro de Silva, Marisa Morán, Rodrigo Cepeda, José Luis García y Teresa Caso.

El jurado, en la Casa Natal Jovellanos: Lluis Xabel Álvarez, Pedro de Silva, Marisa Morán, Rodrigo Cepeda, José Luis García y Teresa Caso. / Ángel González

Sergio García

"Es una alegría inmensa, un honor y una responsabilidad. Miro la lista de gente que lo ha recibido antes y es apabullante". Así se expresaba ayer la escritora y periodista Begoña Quesada tras saberse ganadora del XXIX Premio Internacional de Ensayo "Jovellanos" con su obra "En defensa de la imaginación". La autora, de Pola de Lena pero residente en Alemania desde hace años, se impuso a las 172 propuestas restantes que concurrieron en el certamen, procedentes de 19 países distintos. "Espero estar a la altura", señaló con emoción Begoña Quesada.

Pero esas dudas las había mitigado horas antes el presidente del jurado del Premio. "Es una periodista cosmopolita y culta, una escritora de éxito", dijo José Luis García, que recalcó la alta participación internacional con candidaturas de México, Colombia, Chile, Francia, Países Bajos o Estados Unidos. "Es un premio que hace honor a su exigencia", declaró.

El Museo Casa Natal de Jovellanos fue el escenario en el que tuvo lugar el fallo del jurado, formado por el propio García, el secretario Lluis Xabel Álvarez y los miembros Marisa Morán, Rodrigo Cepeda, Pedro de Silva y Teresa Caso.

El ensayo vencedor tiene su tesis convertida en título y es, por eso, un alegato a ultranza de la imaginación y una reflexión sobre "el proceso creativo y las amenazas a las que debe hacer frente en una sociedad como la actual condicionada por la inmediatez y por un consumo pasivo de la información donde la necesidad de imaginar queda cercenada", valoró el jurado. Que añade además que en la obra Quesada "apuesta por la sedimentación del conocimiento frente al saber fugaz. Aún reconociendo las ventajas de los avances tecnológicos, alerta sobre los riesgos de pensar menos y de forma más banal. En definitiva, el ensayo aboga por los libros y una lectura profunda".

A la derecha, Begoña Quesada, ganadora del XXIX Premio Internacional de Ensayo «Jovellanos»; a la izquierda, el jurado, en la Casa Natal Jovellanos: Lluis Xabel Álvarez, Pedro de Silva, Marisa Morán, Rodrigo Cepeda, José Luis García y Teresa Caso

Begoña Quesada, ganadora del XXIX Premio Internacional de Ensayo «Jovellanos». / Sergio García

Explicado por la propia autora, la imaginación es "una fuente de creatividad y de enriquecimiento personal" y con su obra intenta "alertar sobre los riesgos que el mal uso de los avances tecnológicos puede suponer para las cosas intangibles".

La asturiana, que empezó su libro antes de la pandemia, reconoce que lo que hay detrás de la obra terminada es "un proceso largo de trabajo", abordado "con mucha fe y sentimiento". "Hice un bosquejo de ideas y una columna vertebral de lo que quería", describe una Begoña Quesada que supo extraer aspectos positivos del confinamiento.

El ensayo ganador del premio "Jovellanos" "es una defensa apasionada del conocimiento clásico y de la necesidad de pararse ante la vorágine de las nuevas tecnologías", destacó Rodrigo Cepeda, que ponderó la obra como una "forma de enfrentarse a los mensajes fugaces e incisivos que hay en la sociedad". Mientras, Teresa Caso incidió en el prestigio de un premio internacional que "cada año coge más fuerza". Respecto al ensayo, valoró que "se lee con facilidad, agilidad e interés".

Pese a que en los últimos años las obras ganadoras han sido escritas por mujeres, José Luis García desligó este hecho de la búsqueda de "paridad" por parte del jurado. "Sería tergiversar las bases del premio, aquí apostamos por la calidad", espetó. En esta edición, la número 29, el reconocimiento ha ido a parar a las manos de una autora que ha publicado libros como "Nacidos después de muertos", sobre Elisabeth Nietzsche, o "Alemania, el país imprescindible". Su inmediata reacción al conocer la decisión del jurado fue de "incredulidad". "Me puedo imaginar la competencia y el abanico de temas que había", sostuvo la premiada.

La dotación económica del galardón, promovido por Ediciones Nobel y apoyado por el Ayuntamiento de Gijón y Caja Rural de Asturias, asciende a los 9.000 euros.