La hostelería de Gijón cierra por todo lo alto la Semana Santa: "No se recuerda un ambiente así"

"Da gusto ver la ciudad llena, se notó muy viva en las terrazas", valora la patronal, Otea tras varios días "muy buenos y necesarios"

Pablo Antuña

Pablo Antuña

A Geli Zarracina, que regenta una conocida vinotería que lleva su nombre en la Ruta de los Vinos, le gusta recordar que nació en un bar. Lleva toda su bebida dedicada al sector y, a mediodía, desglosaba una amplia sonrisa. "No recuerdo una Semana Santa igual que esta. Ha sido buenísima. Desde el lunes ha estado lleno a todas horas, para tomar algo o para comer. Lo necesitábamos mucho algo así", confiesa, con cierto aire de tranquilidad. La hostelería ha sido una de las grandes beneficiadas de los días festivos, que ha inundado de visitantes la ciudad, y que ha dejado todos los bares y terrazas llenas durante muchas horas. Este domingo, en el cierre de la Semana Santa, tampoco fue una excepción. Fuese en la Ruta, la plaza del Marqués o Cimadevilla, la dificultad para encontrar una mesa libre se notaba en todo momento. "Hemos tenido el ambiente de antes", cuenta Christian Valle, que tiene su negocio en la calle Juan Alonso. "Tuvimos que doblar mesas, la terraza estuvo hasta los topes y la gente no se achicó, se vuelve a gastar sin tanto reparo", añade.

La buena temperatura y el sol repitieron presencia un día más en la ciudad. Y eso acompañó no solo a la hostelería, también a los puestos del Mercado Artesano y Ecológico de la plaza Mayor. "Ha mejorado todo mucho, la gente vuelve a gastar más otra vez, estamos contentos", destacaron Ángel Carrelo y Carmen García, del negocio El bosque de Cardes, de venta de embutido. O también en las tiendas de regalos situadas en la plaza del Marqués. "Se va recuperando otra vez la tendencia de comprar más", destacaron en una de ellas.

Aunque la jornada del domingo para muchos turistas era del retorno, los que llegaron a Gijón de provincias limítrofes o de la zona Norte apuraron hasta después de comer el regreso a casa. Como el matrimonio formado por Iciar Gorostegui y Julen Salgado, de Bilbao. "Aún estaba muy bonita la mañana para aprovecharla y dar un paseo, y también para comer después bien, que aquí disfrutamos mucho", señalaron.

Desde Otea Gijón, su presidente Ángel Lorenzo, valora muy positivamente el periodo festivo. "Ha sido una Semana Santa muy buena y muy necesaria para el sector", explica antes de añadir: "Da gusto ver nuestra ciudad así de llena. Además, se notó el buen tiempo que cada vez es más frecuente en el norte y eso se empiezan a dar cuenta los visitantes. Gijón se notó muy viva sobre todo en las terrazas". Asimismo, confían en que estas buenas sensaciones tengan continuidad en el siguiente periodo festivo. "Tenemos esperanzas en otra cita importante dentro de tres semanas que es el puente del 1 de mayo que es más largo para los madrileños ya que allí es fiesta también el día 2. Además, coincide con la prueba de la Media Maratón que traerá muchos participantes y familiares. Cada vez es más importante el turismo vinculado al deporte", valora Lorenzo.

Rércord de la Primer Sidre

El Muséu del Pueblu d’Asturies despidió este domingo la fiesta de la Primera Sidre l’Añu, que cerró su decimotercera edición con una participación récord, superando los 12.000 visitantes a lo largo de cuatro días, y repartiendo más de 22.000 litros de sidra. "Estamos encantados", destacan los organizadores de esta cita en la que se sirve la primera elaboración de sidra de los llagares.