Prisión provisional y sin fianza para el autor del empujón que causó la muerte de un jubilado de 84 años en Gijón

Ismael López, "Mael", falleció horas después del ataque del miércoles por un severo traumatismo craneoencefálico en el hospital de Cabueñes

Los bancos de la calle Velázquez donde se produjo el ataque. En el recuadro, Ismael López.

Los bancos de la calle Velázquez donde se produjo el ataque. En el recuadro, Ismael López. / Ángel González

Gabriel Cuesta

Prisión provisional, comunicada y sin fianza para el varón de 50 años que provocó la muerte de Gumersindo Ismael López Herrero, «Mael», el hombre de 84 años que empujó «sin conocer de nada» y sin «motivo alguno» en el barrio de Montevil. El titular del juzgado número 4 de Instrucción de Gijón dictó ayer el auto de prisión por un delito de homicidio y otro de lesiones dolosas. Es una medida que precisamente había solicitado este viernes la Fiscalía para «evitar la reiteración delictiva del detenido». Le imputa inicialmente un delito de homicidio por imprudencia.

También ayer el detenido pasó a disposición judicial y prestó declaración ante el juez para dar su versión de los hechos. No trascendió su testimonio. Eso sí, su abogada aseveró que la familia del atacante «está realmente afligida y consternada» y quiso dar el pésame a los familiares de la víctima. Al parecer, el autor padece esquizofrenia. «Mael» López paseaba plácidamente por el barrio de Montevil con su mujer cuando fue abordado. El autor del ataque comenzó a increparle en la calle Velázquez, junto a los bancos de un conocido supermercado. En ese lugar, tal y como avanzó LA NUEVA ESPAÑA, fue empujado bruscamente e impactó con la cabeza contra el suelo, lo que le produjo un severo traumatismo craneoencefálico con un profundo sangrado por la oreja.

Fruto de la lesión, López falleció horas después, ya en la madrugada del jueves, en el Hospital de Cabueñes. Ayer se le practicó la autopsia en el HUCA. La colaboración ciudadana impidió que el autor del ataque abandonara la calle hasta que llegasen los agentes. Se le someterá a un examen psiquiátrico para certificar su estado de salud mental.

Despedida a un hombre «familiar»

Asistentes a la celebración de la palabra, ayer, a la entrada de la capilla del tanatorio de Cabueñes. En el recuadro, Ismael López, «Mael». | Marcos León

Asistentes a la celebración de la palabra, ayer, a la entrada de la capilla del tanatorio de Cabueñes. / Marcos León

La familia y seres queridos de Ismael López, «Mael», despidieron ayer a un «hombre familiar, luchador y trabajador». Fue una celebración de la palabra muy íntima para arropar a la mujer, el hijo y las nietas de la víctima. Tras su celebración en la capilla del tanatorio de Cabueñes, sus restos fueron trasladados al cementerio de Deva. La familia sostiene que, tras el ataque, «la actuación del 112 fue pésima» porque la ambulancia, no medicalizada, tardó «más de 35 minutos en llegar». Su hijo adelantó que estudiarán emprender acciones legales.