Los delitos sexuales y los robos con fuerza en domicilios se disparan en el tercer trimestre em Gijón

Homicidios dolosos y asesinatos en grado de tentativa también crecieron

La ciberdelincuencia y el narcotráfico, a la baja

Presencia de la Guardia Civil en la rotonda del Curullu, en Castiello.

Presencia de la Guardia Civil en la rotonda del Curullu, en Castiello. / Marcos León

Pablo Palomo

Pablo Palomo

Más delitos que el año pasado en general y más agresiones sexuales y robos con fuerza en domicilios en particular. Los datos de criminalidad del tercer trimestre en Gijón del Ministerio del Interior arrojan un 5,6 por ciento más de infracciones de tipo penal en el concejo entre enero y septiembre de este año respecto a la misma horquilla de tiempo del 2022. El asesinato de Fran Tobajas, el propietario de la inmobiliaria Golden Star de la calle Campo Sagrado, ya aparece reflejado en estas cifras, donde aún no se contabiliza la muerte de José Antonio Justel Alonso, el cartero leonés que sufrió la paliza en Fomento en noviembre. Los homicidios dolosos y los asesinatos en grado de tentativa también crecieron un 33,3 por ciento habiendo habido tres el año pasado y cuatro en este tiempo.

Los delitos contra la libertad sexual han crecido en términos generales en Asturias y Gijón no es la excepción. En el concejo se suman un 55,1 por ciento más de incidentes que respecto al 2022. Se registraron el año pasado 49 infracciones de este tipo por las 76 que se llevan hasta la fecha. Las agresiones sexuales con penetración también han crecido un 52,9 por ciento. Hubo 17 el año pasado y ahora van 26. El resto de delitos tipificados contra la libertad sexual se incrementaron en lo que va de año en un 56,3 por ciento.

Los otros crímenes que han crecido de forma significativa son los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y en otras instalaciones, en concreto un 40,7 por ciento. Hubo 204 en el concejo entre enero y septiembre del año pasado y ahora se han contabilizado 287. Los robos con fuerza en domicilios han crecido un 52,1 por ciento pasando de 121 a 184 este año. Los hurtos siguen siendo el delito más frecuente en Gijón y también han crecido un 18 por ciento pasando de los 1.651 detectados en 2022 a los 1.962 que van por ahora.

Por el contrario, ha bajado la cibercriminalidad (un 3,8 por ciento) y el tráfico de drogas, este de forma importante, al haber habido un 20,6 por ciento menos de delitos en este sentido. Las infracciones que más han bajado son los robos de vehículos. Se robaron 45 por los 59 del año pasado curso.