La reforma de la plaza Clara Ferrer incluye restaurar la pérgola e instalar tecnosuelos

La inversión de Medio Ambiente, de 106.583 euros, permitirá renovar el arbolado y aumentar la biodiversidad: "Se atiende una petición vecinal"

Una vista general de la zona.

Una vista general de la zona. / Marcos León

Pablo Palomo

Pablo Palomo

A 106.583,35 euros asciende la inversión que el servicio de Parques y Jardines, dependiente de la concejal de Medio Ambiente, tiene previsto destinar para la remodelación de la plaza de Clara Ferrer, en el barrio del Polígono. El proyecto saldrá a licitación en los próximos días e incluye no solo la renovación total de la pérgola, sino también la instalación de 350 metros cuadrados de tecnosuelos, la renovación del arbolado, los sistemas de drenaje y otras acciones encaminadas a renaturalizar un espacio para que cuente con mayor diversidad. Esta se trataba de una vieja petición de la asociación de vecinos del barrio. "Vamos a atender una demanda de los vecinos tras haber recibido quejas de que el anterior gobierno local había desatendido totalmente a los barrios", expresó el concejal de Medio Ambiente, el popular Rodrigo Pintueles.

La renovación de la pérgola se hará limpiando la estructura ya existente con agua a presión y repintando la misma para luego soldar nuevos anclajes. Esto se hace para después soldar los nuevos anclajes que se necesitan para cambiar la madera retirada por "encontrarse en malas condiciones" por un sistema de velas de sombreo de material completamente reciclable. Este material aportará sombra y "dará un aspecto más moderno" al enclave.

La reforma de la plaza Clara Ferrer incluye restaurar la pérgola e instalar tecnosuelos

La fuente de la plaza Clara Ferrer. / Marcos León

También se actuará sobre los sistemas de drenaje. En concreto, se construirán 350 metros cuadrados de tecnosuelos basados en el Sistema Estocolmo para crear suelos de gran porosidad. Esto permite, explican fuentes municipales, un "correcto desarrollo" del sistema radicular del arbolado para reducir las incidencias entre el pavimento y las raíces, lo que contribuye a que la capacidad de absorción de las aguas pluviales sea mayor.

La recogida de estas aguas es una parte importante del proyecto. Está previsto recogerlas para que llevarlas al sistema de drenaje para que sirvan como riego natural para el arbolado de nueva plantación. No irán, por tanto, al sistema de saneamiento convencional, lo que implica un "ahorro". La concejalía de Medio Ambiente también quiere aumentar la biodiversidad plantando nuevas especies que incrementen la mancha de flor que ya hay en la zona verde colindante y que forma un jardín de lluvia natural. "Queremos poner remedio al abandono de los barrios del pasado mandato y dotarlos de nuevos sistemas de naturalización aplicando en diferentes zonas de la ciudad los sistemas que se ponen en marcha desde el proyecto Gijón Ecoresiliente", zanjó el concejal Rodrigo Pintueles.