La zona rural de Gijón homenajea a sus exlíderes vecinales: "Lucharon por las parroquias"

"Cuando empezamos no había agua ni alumbrado público", recuerdan los antiguos presidentes de Veriña, San Andrés de los Tacones, Poago y La Pedrera

"Teníamos una deuda pendiente con vosotros", afirmaba ayer Soledad Lafuente, líder vecinal de Somió y expresidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Rural "Les Caseríes". La citada deuda era con José Antonio López, Eusebio Ortega, José Ángel Álvarez y Amancio López, antiguos líderes vecinales de San Andrés de La Pedrera, San Andrés de los Tacones, Poago y Veriña, respectivamente. Los cuatro recibieron un cálido homenaje en el restaurante Las Peñas con motivo de la cena anual de "Les Caseríes".

Los asistentes a la cena. | Marcos León

Los asistentes a la cena. | Marcos León / Sergio García

José Antonio López estuvo dos décadas al frente de La Pedrera. "Peleamos a nuestra manera, haciéndolo lo mejor que pudimos", señaló López, que reivindicó la labor que tocaba realizar en aquel momento. "Cuando empecé, la zona rural estaba prácticamente virgen. Empezamos a poner carreteras y los servicios que hay ahora entraron en esa época. No había agua ni alumbrado público", recordó López, que no esperaba ser protagonista de un tributo como el de ayer: "Es una alegría y una satisfacción, no contaba con esto".

"Recuerdo historias gordas como la Marcha Verde", rememoró por su parte Amancio López, antiguo presidente vecinal de Veriña. Precisamente a esa Marcha Verde aludieron muchos de los presentes en la cita. Fue una movilización contra el Plan General de Ordenación Urbana acontecida en 2004. "No era fácil aunar sensibilidades", afirmó Soledad Lafuente. Para Amancio López, la figura del líder vecinal es crucial en el entorno rural gijonés. "Es un deber del pueblo, pero hay que hacerlo bien. Luchamos por la zona rural, que estaba comida por todos los lados. La Marcha Verde no fue por gusto, fue por necesidad", aseveró.

Eusebio Ortega "perdió la cuenta" de cuántos años estuvo al mando de la asociación vecinal de San Andrés de los Tacones. "Había que patear mucho, andar para arriba y para abajo, para hablar con el Ayuntamiento...", repasó. También rememoró cuando partieron en autocar hacia el Parlamento Europeo por el conflicto de la Zalia. "Cuando comencé, no había agua de la Empresa Municipal de Agua, tampoco contenedores", lamentó.

La jornada fue "súper especial" para José Ángel Álvarez, que lideró la entidad vecinal de Vegas Bravas de Poago durante más de tres décadas en distintas etapas. Cómo no, echó la vista atrás para evocar aquella movilización contra el Plan General. "Fue una manifestación muy sonada en Gijón y en Asturias", remarcó Álvarez, que hizo hincapié en que no todo fue un camino de rosas. "Hubo momentos duros, de empezar por la mañana y salir de reuniones a las dos de la madrugada", recalcó José Ángel Álvarez, que insistió en que pelear por las parroquias es imposible sin el sustento de más vecinos: "Debe haber un buen equipo que te apoye. Si no hay unión, es luchar contra el infinito".

Miguel Llanos, actual presidente de "Les Caseríes", ensalzó a los homenajeados por afrontar sus respectivos cargos en "épocas complicadas". "Lo asumieron y lucharon por los derechos de la zona rural de Gijón", subrayó el líder de "Les Caseríes", que aseguró que "todos los presidentes y directivos de las asociaciones vecinales sabemos lo que es trabajar desinteresadamente por las parroquias y las ingratitudes que a veces conlleva esta labor". No obstante, Llanos lanzó un mensaje de optimismo respecto al movimiento vecinal. "Las épocas pasadas, que esperamos no vuelvan, fueron más difíciles que las actuales", señaló. Por ello, "aquellos directivos merecen un reconocimiento especial", reivindicó Miguel Llanos, que echó una mirada al futuro. "Desde "Les Caseríes" queremos animar a nuestros jóvenes a que se involucren en las asociaciones y vayan tomando el relevo generacional cuando se precise", manifestó. A Soledad Lafuente se le venían numerosos episodios a la memoria. "Recuerdo aquellas crispadas reuniones en Leorio, La Pedrera, Caldones o Roces, hasta bien entrada la madrugada, para llegar a acuerdos comunes. Lo fuimos consiguiendo con dosis de paciencia", afirmó.

Al acto asistieron la alcaldesa, Carmen Moriyón, y el edil de Participación Ciudadana, Guzmán Pendás. También hubo representación de IU y PSOE y de otras entidades y organizaciones como la Policía Nacional, la Guardia Civil o la Caja Rural de Gijón. Nadie quería perderse el homenaje a cuatro referentes del movimiento vecinal de la ciudad. Sus compañeros premiaron ayer su implicación. Los cuatro, emocionados, recibieron una placa conmemorativa, simbólica muestra de su incansable trabajo por las parroquias.