La sorprendente alegación con la que un vecino pretende frenar las obras de El Rinconín

El inquilino que bloquea parcialmente el desarrollo de la urbanización junto al Rick’s ha presentado un escrito en Disciplina Urbanística indicando la existencia de un yacimiento arqueológico

La bronca batalla judicial que ha desatado el conflicto entre propietarios en torno a la futura urbanización de El Rinconín continúa acumulando frentes abiertos. Ahora, el inquilino de la vivienda que mantiene parcialmente paralizado el desarrollo urbanístico, el hijo del propietario que goza de un usufructo, ha exigido la paralización inmediata de los trabajos de movimiento de tierras. Felipe Palacios, a través de un escrito presentado en el departamento municipal de Licencias y Disciplina Urbanística, solicita esta medida cautelar porque, esgrime, las obras deben ser "consideradas obras de edificación y no de urbanización" al superarse la extensión y profundidad de los tres metros. Intervención para la que, defiende, la firma Avintia "carece de la licencia precisa". Apunta, además, que se encuentran exentas de "control alguno por parte municipal" sobre "zonas calificadas como yacimientos arqueológicos", que cuentan con "protección integral" en el catálogo urbanístico.

Concretamente, se refiere al conocido como conjunto lítico del Rinconín, donde se hallaron de manera dispersa materiales durante la construcción de la urbanización que se asienta junto al parque, procedentes del periodo medieval y paleolítico. En el segundo yacimiento, el conjunto lítico de La Ería del Piles, se encontraron materiales del paleolítico inferior en un yacimiento en superficie. Se hallaron en 1981, cuando se realizaron obras de cimentación de un edificio situado a pocos metros del Sanatorio Marítimo. Los restos aparecieron "dispersos por todo el solar".

"No se están haciendo las cosas como procede. En los expedientes y planos entregados a mi padre en la junta de compensación no se hace referencia alguna a estos yacimientos", denuncia Palacios. La medida cautelar de paralizar las obras la justifica en la "tardanza" del Ayuntamiento para facilitarle el expediente completo. "Es su obligación y nuestro derecho", denuncia Palacios en referencia al recurso contencioso-administrativo admitido a trámite contra las resoluciones que daban luz verde al proyecto de compensación por parte de la Junta de Gobierno, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA. Entiende el inquilino que el proyecto debe ser anulado al haber estimado en el Registro de la Propiedad el recurso que presentó para dar validez de un usufructo que en su día presentó y que no fue inscrito. La resolución aclaraba, eso sí, que debe traducirse "en la cuota indivisa que corresponde a la finca de resultado". "Si el Ayuntamiento rechaza la medida, acudiré al Contencioso. No tengo nada que perder y voy a luchar hasta el final por mis derechos. Estoy dispuesto a llegar al Supremo", advierte Palacios, quien también presentó respuesta a la demanda de desahucio interpuesta por la promotora Avintia amparándose en su usufructo.

El conflicto alcanzó su punto álgido en mayo, cuando una empresa de "desokupación" acudió a las puertas del chalé para ejercer de "intermediadores". La Junta de Compensación abonó hace justo un año unos 130.000 euros por la propiedad tras descontar los gastos de urbanización. Una cantidad que el hijo del propietario considera insuficiente, aunque en su momento no se presentaron en los plazos marcados las debidas alegaciones. Ahora queda pendiente zanjar la cantidad por los derechos edificatorios del terreno. Ya han rechazado por ellos una oferta de la promotora de 360.000 euros. Mientras tanto, la promotora Avintia consiguió el permiso municipal hace tan solo unos días comenzar el desarrollo parcial de las obras, de más de 100 viviendas de lujo con los dos bloques más alejados al chalé foco del conflicto. Ahora, su inquilino trata de frenar las excavadoras de un proyecto que pretende invalidar.