Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Ortea

Varadero de Fomento

Alejandro Ortea

Un desliz de Primaria

Un ominoso tiro por la culata

Tras el patinazo de las lumbreras del mando municipal con el sobrevenido inconveniente surgido al programa social “Mi barrio”, que pretendía ser una alternativa a la renta social que pusiera en marcha durante el anterior mandato el gobierno municipal de Foro, todo son hacerse de cruces por no haber tenido en cuenta un pequeño detalle: los pobres están a dos velas y suelen tener sus cuentas bancaria en números rojos. A alguna mente poderosa le pareció que aquello de la tarjeta con una cantidad dispuesta para gastar no tenía el suficiente tinte social y que presentaba algún problema de uso torticero, así que se determinó que las ayudas serían directamente ingresadas en la cuenta corriente del pobre de turno. Una de las características de los números rojos de las cuentas corrientes es que en cuanto se produce un ingreso esos números en negativo se aminoran o desaparecen, pero el cuentacorrentista no ve el dinero, salvo el apunte correspondiente en su cuenta, por lo que no puede hacer uso de él y, por tanto, no queda parné que gastar en el comercio local. Quedándose los titulares de las tiendas a las mismas dos velas que estaban.

Así que los representantes gremiales de los comerciantes han saltado como impulsados por un resorte. Y ahí tenemos alzando enfadada su voz a la gerente de la Unión de Comerciantes, Carmen Moreno, reprochándole a los mandamases municipales su borrón, fruto del desliz municipal. Para que la señora Moreno se enfade con el equipo de gobierno del PSOE, en cuya candidatura alguna vez figuró, muy grande ha tenido que ser el error. Lo de la tarjeta, para comprar en los comercios locales adheridos al programa tenía dos virtudes: por un lado ponía en manos de personas sin los suficientes recursos una cierta capacidad de adquirir bienes de consumo y, por otra, con la misma inversión, beneficiaba al pequeño comercio local. Parece que todo esto no tenía para nuestros chapuceros consistoriales, campeones de la atención social.

Ya se dijo por aquí que el programa había funcionado y que había logrado la virtud de atender las necesidades de dos colectivos que precisaban atención. Sí, lo había puesto en marcha la Corporación manejada por Foro a instancias de Podemos a cambio del voto favorable o la abstención en una votación de otra iniciativa forista, un intercambio, vamos. Pero salió bien. Ese éxito es lo que la parachutista de Carbayonia no podía soportar: ella también necesitó de Podemos y a cambio hizo una pequeña modificación que sumió la iniciativa en el barro: muchos beneficiarios defraudados y comerciantes quejosos. Así se fabrican los fiascos.

Compartir el artículo

stats