Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armando Nosti

La Quinta Columna

Sobre la manipulación de la opinión pública

Hoy, la quinta columna sigue presente, es más fuerte y tiene más medios que nunca. Influye en los resultados electorales manipulando la opinión pública, difundiendo bulos y silenciando realidades.

A raíz de la aparición de Podemos, la quinta columna se rearmó en las cloacas del estado, con la policía patriótica, con algunos jueces y con los medios afines, hasta conseguir frenar un movimiento que por primera vez en años, amenazaba con invertir el orden establecido, poniendo los intereses del ciudadano por delante de los de la oligarquía feudal que nos viene constriñendo desde la edad media. La policía patriótica fabricaba pruebas, los medios afines las difundían con todo lujo de falsos detalles y los jueces amigos mareaban la perdiz hasta donde podían. Cuando los casos inventados no daban para más, los medios afines silenciaban el archivo de las demandas presentadas, más de una treintena hasta el momento.

El gobierno de coalición ha tenido que lidiar con la pandemia, el volcán de La Palma y cuando las cosas empezaban a serenarse, con una guerra a las puertas de casa. La derecha, apoyada por la quinta columna se limitó a culpar al gobierno de todos los imponderables y a pedir la dimisión del presidente día sí y día también. A culpar a Pedro Sánchez de la inflación, de la subida de la luz y los carburantes, y en general de una situación que siendo muy preocupante, no lo es más que en el resto de Europa. Amplifica la quinta columna los roces del gobierno al mismo tiempo que silencia las puñaladas de Ayuso a Casado y Feijóo, al que define como moderado aunque no ha cambiado ni un ápice la política de su partido, ni parece tener pensado hacerlo.

El Partido Popular resolvió las crisis anteriores cargándolas sobre las clases más bajas, duplicando la deuda, inyectando miles de millones a sus bancos y promulgando una reforma laboral que dejaba en manos de las grandes empresas la vida de los trabajadores, al tiempo que limitaba las energías renovables con el impuesto al sol y llenaba las arcas de las eléctricas con los beneficios caídos del cielo. El gobierno de coalición ha corregido en lo posible los dislates anteriores y ha tomado medidas en lo peor de la pandemia que evitaron un desastre económico y sanitario, medidas que fueron aplaudidas por la Unión Europea y los medios internacionales, lo que no impidió las críticas destructivas de la oposición. Es igual, la quinta columna nos dice Partido Popular bien, gobierno bolivariano bildu etarra mal. Y nos lo creemos. Nos dice que el Partido Popular va a arrasar en las próximas elecciones y nos quedamos en casa porque vamos a perder, o nos apuntamos al caballo ganador, aunque esté dopado.

La quinta columna pinta un falso panorama de caos, de ruina económica, de confrontación. Sabe lo que hace, lo hizo en el 36 y le dio buen resultado, acabó con la República.

Compartir el artículo

stats