Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Eloy Méndez

Taza y media

Eloy Méndez

Clamar en el desierto

Las sucesivas fusiones bancarias de los últimos años que han reducido el número de entidades y han alejado al ciudadano medio del lugar donde tiene sus ahorros han supuesto un duro golpe para los intereses de Gijón por las enormes dificultades para encontrar interlocutores en asuntos de máxima relevancia. El último paso se ha producido con la integración de Liberbank en Unicaja, que no ha hecho más que diluir la labor de la Fundación Cajastur, órgano aún existente aunque a menudo no lo parezca. La lenta muerte del Palacio Revillagigedo como centro de referencia o la desaparición de patrocinios para actividades culturales y deportivas son las secuelas más dolorosas de este proceso deshumanizador. Hacen bien los partidos en pedir explicaciones a los presuntos gestores, aunque sea como clamar en el desierto.

Compartir el artículo

stats