Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a la periodista y escritora Karina Sainz

Karina Sainz: "En Venezuela la vida no vale nada, hasta las flores depredan"

La escritora venezolana, afincada en España, habla de su primera novela 'La hija de la española', ambientada en la Caracas de hoy

La joven venezolana, Karina Sainz Borgo.

La joven venezolana, Karina Sainz Borgo. Miriam Cos

Con tan solo 21 años dejó su país para llegar a una España que le ha dado muchas cosas, entre ellas el éxito literario. Karina Sainz Borgo (Caracas, 1982)ha sabido llevar la historia de un país a la ficción para convertirla en la de todos los países del mundo y hacer

Como una suerte de tierra maldita, Venezuela se convierte en Siria, en España, en Rusia... en cualquier lugar donde el conflicto haya producido que sus ciudadanos se vean huérfanos de patria. "Un país naufraga cuando no es capaz de reconocerse a sí mismo, cuando los que lo habitan ya no se reconocen como ciudadanos y se ven como oponentes. Los países olvidan de dónde vienen y tienden a perder el rumbo", sentencia Sainz Borgo tras degustar un buen café e interesarse por la cámara utilizada para grabar esta entrevista.

"En este libro todo pasa por la muerte. Hay una frase de libro que dice 'yo soy de un país que más que un país parece una picadora de carne'. Y no le falta verdad"

Karina Sainz Borgo - Escritora y periodista

No la primera escrita, por cierto, ya que guarda dos manuscritos sin publicar. "En esta novela se habla de los países que se hunden y de lo que queda del naufragio, esos pedazos en la orilla. Creo que 'La hija de la española' va detrás de ese naufragio. El libro comienza con una cita que dice, 'Todas las historias de mar son historias políticas', y hay algo de eso en esta trama de migración donde el mar es muy importante", reflexiona.

Porque no hay que olvidar que esta joven de 36 años vivió en Venezuela, y aunque a través de su primera obra quiera universalizar el totalitarismo y el conflicto, su interior, sus sentimientos hacia la crisis que se vive en el país actualmente, quedan más que plasmados en el tomo. "Esto no deja de ser ficción. Si hubiera querido testimoniar habría hecho un reportaje, pero aspiraba a una historia que llegara a todo el mundo, donde todo aquel que ha perdido una madre, una casa, lo que consideraba que era suyo, que ha perdido la posibilidad de saludar al vecino o que se siente estigmatizado, se viera retratado. Localizar la historia en un tiempo la limitaba cuando los perseguidos, inmigrantes y refugiados son universales", comenta para añadir que "la tragedia venezolana da para mucho, pero no quería que se pensara solo en ese. Hay personajes que son alegorías y personas que dicen que parece una distopía, pero era la forma más lógica de representar al que no vio que su país iba a naufragar".

Karina Sainz Borgo: "Maduro es pudrición, barbarie y demolición"

Karina Sainz Borgo: "Maduro es pudrición, barbarie y demolición". / Vídeo: Miriam CosSe la ve tranquila, en paz, aunque parte de lo que guarda en su interior es lo que ha plasmado de lleno y sin cortapisas en su obra.

"Picadora de carne"

Con una protagonista que encarna todo lo que conlleva la supervivencia y quedarse con las manos vacías, Sainz Borgo ha llegada ya a los corazones de 22 países, donde se ha publicado la novela, no exenta de duras realidades que muchos preferirían dejar de lado. "Todo lo que sale en el libro... las torturas, la escasez...son reales. Todo esto se cuenta en el día a día, pero cuando no tienes conexión emocional o cercana con esa realidad te parece ficción. Como ocurre con Siria. Entendemos que es un proceso dramático, pero tendemos a pensar que no es del todo cierto", afirma.

Según la autora, el que es su país de nacimiento se ha convertido en una lugar donde "la vida no vale nada, hasta la flores depredan y lo que es hermoso es peligroso". De ahí que toda la historia de su libro esté conectada con la muerte, un tema recurrente también en la que será su siguiente novela y que ya está en proceso de creación. "Cuando creces en una sociedad violenta, cuando tu ciudadanía está mediada por el conflicto, eres muy sensible. Cuando ves disparar a gente con 10 años en la calle y ves violencia política, te cuestionas el valor de la vida. Esto hace que la conciencia de lo perecedero sea más fuerte". "En este libro todo pasa por la muerte. Hay una frase de libro que dice 'yo soy de un país que más que un país parece una picadora de carne'. Y no le falta verdad", reconoce.

Karina Sainz Borgo: "A Venezuela le queda la resurrección"

Karina Sainz Borgo: "A Venezuela le queda la resurrección". / Vídeo: Miriam Cos Inconsciente de su éxito, reconoce que nada de lo que tiene que ver con 'La hija de la española' ha llegado de manera pensada u oportunista, todo lo contrario. "Todo lo que ha ocurrido con el libro ha sido una suma de casualidades. Llevo mucho tiempo trabajando en el problema del arraigo, el desarraigo, la identidad... La novela aspira a ser un artefacto literario, yo lo que quería era emocionar. Coincidió. He procurado siempre que fuera una historia autónoma, que se valga por sí misma y se pueda leer en cualquier momento y en cualquier país. Rinde homenaje a los países que se construyen cuando llega alguien de fuera. Y aunque parece que serán países más tolerantes lo cierto es que los países se suicidan, las sociedades conspiran contra sí mismas"

.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats