Así ha entrado Sorolla en la cárcel de Asturias y los presos disfrutan de sus cuadros

El Museo replica en el centro penitenciario, con reproducciones de sus cuadros, la exposición dedicada al pintor valenciano por su centenario

Los internos de la UTE  de Villabona contemplan las reproducciones de las obras de Sorolla.

Los internos de la UTE de Villabona contemplan las reproducciones de las obras de Sorolla. / Elena Fernández-Pello

Elena Fernández-Pello

Elena Fernández-Pello

El Museo de Bellas Artes de Asturias ha querido hacer entrar algo de la luz de los cuadros de Joaquín Sorolla en el interior de la cárcel de Asturias y, paralelamente a la exposición que la pinacoteca ha dedicado al pintor, por el centenario de su fallecimiento, ha organizado otra, en este caso con reproducciones de sus obras, en las dependencias de la unidad terapéutica y educativa, la UTE, del centro penitenciario.

En "Pinceles llenos de sol", la exposición que puede visitarse en las salas del edificio de la ampliación, el Bellas Artes ha reunido todos sus fondos de Joaquín Sorolla, 14 cuadros de excepcional belleza y calidad artística. Ahora, dentro del programa social y de mediación artística "Tendiendo puentes", acaba de inaugurar otra, con reproducciones de esos mismos cuadros del artista valenciano, para el disfrute de los internos y los trabajadores del centro penitenciario.

Los presidiarios y presidiarias que participan en las actividades de "Tendiendo puentes" han colaborado en el montaje de la exposición. Se han ocupado de la preparación de la sala y de la colocación de las obras reproducidas en su lugar, con sus cartelas correspondientes junto a ellas.

Con Joaquín Sorolla culminan las sesiones de trabajo que el Museo regional ha desarrollado en la UTE de Villabona, dentro de su programación social. Cristina Heredia, técnica de programas educativos y responsable del Departamento de Educación del Bellas Artes, se refiere a él como a un "artista sobresaliente" y explica que "sus pinturas nos permiten trabajar las emociones positivas, la alegría, energía, la luz y la libertad". Añade que esta exposición en el interior de la cárcel asturiana constituye "un broche de oro perfecto para esas sesiones en las que las emociones se trabajan a partir de la colección permanente del Museo, dando rienda suelta a la expresión personal y la creatividad plástica".

"Tendiendo puentes" echó a andar el año pasado y, desde su inicio, ha contado con los internos de la UTE de Villabona. Cristina Heredia concibe este recurso "como un mecanismo de inclusión social, que fomenta el acceso a la pinacoteca para este público privado de libertad que tan solo puede visitarla a partir de las salidas terapéuticas incluidas en la programación".

Remarca, además, que "es compromiso del Museo romper todas las barreras que aíslan a determinados segmentos del público e impiden su acceso tanto a la institución como al patrimonio que custodia, conserva y difunde" y que el equipo que está al frente de él lo entiende como "un museo para hacer comunidad". En esa línea, "Tendiendo puentes" "fomenta el proceso de autonomía personal y contribuye a la reinserción social" de los internos; "les motiva y emociona, y salva las barreras de la incomunicación, permitiendo imaginar una vida distinta de la que les llevó a prisión".

El director de la pinacoteca regional, Alfonso Palacio, presentó el programa "Tendiendo puentes" en sus inicios como un proyecto con el que "profundizar en la relación entre el museo y la sociedad". Sus actividades se extienden, ademas de a la UTE de Villabona, a los centros sociales de Oviedo y a centros de mayores y de apoyo a la integración de toda Asturias, en colaboración con el Ayuntamiento de Oviedo y la Consejería de Derechos Sociales.

En esta edición participan, hasta finales de diciembre, tres centros sociales municipales de Oviedo, diez centros de mayores y cuatro de integración de toda Asturias, estos últimos con un total de 500 usuarios.