Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OSMAR SÁNCHEZ | Creador de la aplicación Empleoastur, que facilita la búsqueda de trabajo

"El desempleado no debe estar quieto, permanecer activo es bueno para tu cabeza"

"Podemos subir unas 30 ofertas cada día, pero ninguna es extraña porque lo que no quiero para mí no lo quiero para otros"

Osmar Sánchez.

Osmar Sánchez. LUISMA MURIAS

Osmar Sánchez tiene 36 años, es natural de Langreo y su trabajo es buscar empleo para los demás. Actualmente reside en Gijón. Hace año y medio se quedó en paro. Ante las dificultades que tuvo que afrontar para acceder a las ofertas laborales que encontraba en las web especializadas, no se lo pensó dos veces y montó su propia aplicación para hallar trabajo. Hoy Empleoastur cuenta con 3.150 usuarios en toda la región y tiene convenios de colaboración con varios ayuntamientos -entre ellos los de Laviana y San Martín del Rey Aurelio- para hacer uso de la aplicación de forma gratuita. En la empresa trabajan dos personas.

-¿Cómo surgió la idea de poner en marcha la aplicación?

-Trabajaba en una fábrica de ropa en la que llevaba 14 años. Por la crisis, la empresa cerró y me quedé en la calle. Ya venía oyendo a mis compañeros que estaban en el paro lo complicado que estaba el panorama para encontrar trabajo, pero cuando uno tiene empleo no se preocupa mucho de saber si eso era verdad o no. Cuando yo me vi en la misma situación me di cuenta de que sólo estaban los servicios públicos de empleo, había pocas ofertas y no sabías a dónde ir. Había muchas páginas web de empleo pero todas estaban desactualizadas. Tenías que estar todo el día esperando a que saliera lo último. Me quedé en paro en febrero de 2014 y en el verano ya vi que no había manera de encontrar trabajo. Ni mi entorno ni yo éramos capaces de encontrar nada porque la oferta que había era dispersa. Llegó un momento en que ni siquiera importaba el sueldo; sólo queríamos trabajar.

-¿Qué hizo entonces?

-Lo que hice fue recopilar toda esa información que había por internet, en los diferentes ayuntamientos, en empresas privadas, en medios de comunicación y en servicios públicos de empleo para difundirla a través del teléfono móvil, que es el principal canal de comunicación de la gente. Yo me subía al autobús o me iba a tomar un café y veía que todo el mundo tenía el móvil en la mano. Al idear la aplicación, la diseñé para que el usuario sólo tardara cuatro o cinco minutos en consultar las ofertas porque la gente se cansa muy rápido de la misma información. Me lancé yo sólo y puse en marcha la aplicación. Como no tengo conocimientos avanzados de informática contacté con un chaval de Oviedo que domina este campo y me ayudó. Yo llevo desde los 21 años hablando en medios locales. Siempre me ha gustado buscar cómo llegar a la gente. Me puse en contacto con el Ayuntamiento de Gijón para mostrarles mi aplicación y ver cómo se podía poner en marcha. Si había alguna ayuda o estaban interesados en ella. Ahí me di cuenta del gran trabajo sordo que hacen los ayuntamientos.

-¿Cómo se organiza la gestión de las ofertas laborales?

-Descubrimos que la gente aborrece las páginas corporativas y las páginas municipales. No sabemos por qué, pero no lo ven atractivo. Hay que llegar al usuario. Nuestra aplicación no es una competencia, es un complemento más. La gente demanda rapidez y eficacia. Nosotros mandamos las ofertas vinculadas al perfil profesional de cada persona a las diez de la mañana y a las cinco mandamos todas las ofertas que han salido. En un día no se te escapa ninguna oferta de empleo. También enviamos periódicamente ofertas de cursos formativos gratuitos y líneas de ayuda al autoempleo. Si sale una oferta a las tres de la tarde, el usuario ya la tiene a las cinco. La rapidez es fundamental. El desempleado no puede estar parado. Tiene que estar contestando a ofertas, mandando su currículum o inscribiéndose en un curso. Estar activo es bueno para ti y para tu cabeza. A partir del año y medio en el paro llega un principio de depresión. Queremos ilusionar al parado y decirle que todos los días vamos a intentar cambiar su vida.

-¿Es más difícil encontrar trabajo en Asturias que en otras zonas?

-Hay gente joven que se marcha porque parece que hay más oportunidades fuera. Nosotros estamos haciendo proyectos, a través de la aplicación y de la redes sociales, para que la gente tenga información de las ofertas que hay y pueda volver. La idea de los jóvenes que se marchan de Asturias siempre es volver. Nuestra aplicación es la única que se centra en el mercado regional. Nosotros podríamos subir 200 ofertas de empleo incluyendo todo el país, pero nos interesa más la calidad que la cantidad.

-¿Cuántas ofertas de trabajo se suben cada día?

-No hay un número cerrado. Podemos hablar de una media diaria de unas treinta. Todo el mundo, sobre todo gente de hostelería y de tiendas, te dice que ya se está viendo algo de recuperación. Lo estamos notando en el volumen de ofertas y en la calidad del empleo. Antes había mucho de comercial o de limpieza y ahora empieza a haber más de hostelería y algo de construcción. También se empieza a buscar bastante gente con titulación. Detectamos que se está abriendo el abanico. Ahora mismo todos los perfiles profesionales tiene sus ofertas de empleo diarias. No hay ninguna que se quede fuera.

-¿Cuál es el sector que está ahora más pujante en el volumen de ofertas?

-Ahora quizá sea hostelería, aunque el departamento comercial siempre pide gente. Esta semana, por ejemplo, hemos tenido mucho de dependienta. Las grandes superficies parece que vuelven a llamar. No trabajamos con ofertas extrañas porque tenemos un filtro. Por ejemplo, si piden camareras con mucho pecho o trabajar 12 horas diarias por 600 euros, lo descartamos. Me obligan mi dignidad y los ayuntamientos a tener ese filtro. Lo que no quiero para mí no lo quiero para otros.

Compartir el artículo

stats