Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Manuel Ibáñez

Bajo cero

La situación de los sectores hostelero y festivo por la pandemia

Bajo cero

Bajo cero

Con la que está cayendo, el horno no está para bollos y cuando creíamos que la vuelta a la normalidad sería antes de las navidades, nuestro gozo en un pozo. Pero lo peor resulta la certeza de que todo va para muy largo. Mientras tanto, a diario se acrecienta la cifra de muertos y contagiados.

La suspensión de las actividades festivas –entre tantas otras– desde marzo, agudizada con nuevas medidas más restrictivas, va a ser la puntilla para infinidad de negocios, con la hostelería como muestra de la ruina. Aunque ninguna actividad se salva de la quema.

Cito la folixa y la hostelería como ejemplos entre muchos, aún sabiendo que no son de primera necesidad, más si se compara con otros sectores, pero detrás de ellas hay miles de personas en situación angustiosa. Dejo a un lado la labor y la ilusión de las comisiones de festejos, que trabajan un año entero desinteresadamente, y que, ¡encima!, son objeto de las críticas de los envidiosos de turno.

A sumar la decepción de los vecinos de los diversos pueblos de Asturias que esperan con cariño e ilusión los festejos de su entorno o pueblo para disfrutarlos alegremente con los suyos.

Como aviso a navegantes, reseño que solo reflejo una realidad de un amplísimo muestrario como ejemplo de “todo bajo cero”, que nos incomoda y preocupa, sin dejar de reiterar que la salud y el bien general deben primar sobre todo lo demás.

Debemos ser comprensivos al máximo, la salud no tiene precio, confiando que dentro de… volvamos a la añorada normalidad, aunque para muchos las navidades serán un trago amargo, pero ye lo que hay.

Para terminar, hace tiempo que me pregunto: ¿por qué China con mil cuatrocientos millones de habitantes, además de origen de la pandemia, ha conseguido rebajar sus cifras de contagiados a cero? Además de copar y situarse como primer proveedor mundial de material sanitario por miles de millones. ¡Oh misterio! Aunque se pueda intuir. No queda otru remediu que tirar con lo de “carpe diem”, si es que se puede, pero lo veo difícil.

Compartir el artículo

stats