12 de enero de 2012
12.01.2012
Fin de una polémica lingüística

Lo rural ya no es tosco ni inculto

La próxima edición del Diccionario de la Lengua Española eliminará las acepciones peyorativas del término, como reclamó de forma pionera el Ayuntamiento de Cudillero

12.01.2012 | 01:00
Lo rural ya no es tosco ni inculto

Cudillero,


Sara ARIAS


Ya nadie podrá utilizar la palabra rural como sinónimo de tosco e inculto. Y mucho menos podrá pretender ser ofensivo con ello. La próxima edición (vigésimotercera) del Diccionario de la Lengua Española, prevista para el otoño de 2014, eliminará estas acepciones que aparecían como segundo significado del término «rural». Así se lo trasladó ayer la Red Española de Desarrollo Rural al presidente de la extensión asturiana y alcalde de Cudillero, Francisco González.


Los miembros de la Real Academia Española, una vez valorados los argumentos, han decidido suprimir esas dos acepciones al enteder que hoy en día pueden resultar «ofensivas» para los habitantes de un entorno que «sigue manteniendo estrecha relación con el campo, pero que disfruta de unas prestaciones y calidad de vida cada vez más equiparadas al entorno urbano».


González, en calidad de presidente de la Red Asturiana de Desarrollo Rural, manifestó su satisfacción con la medida: «Es una gran victoria moral para todos los que vivimos en el medio rural». También quiso agradecer a la RAE la «premura, acierto y compromiso que han demostrado con nosotros».


El Ayuntamiento de Cudillero fue pionero en adoptar un acuerdo plenario para la eliminación de estos términos. Tras recabar apoyos en otros municipios, personalidades e institutuciones, la campaña traspasó las fronteras de la región y fue apoyada por otros colectivos, como los sindicatos agrarios de Castilla y León y las agrupaciones hoteleras rurales. También se creó una plataforma en la red social Facebook.


Hoy por hoy, en España hay más de diez millones de personas que viven en el entorno rural, ocupando casi el 90% del territorio. En Asturias existen 67 municipios con esta calificación. Por ello, para González es «preciso cambiar estereotipos y connotaciones peyorativas que para nada identifican a quienes han preservado una cultura, un patrimonio, una etnografía y unos recursos medioambientales de los que disfrutamos todos».


González considera que los niños que hoy estudian en las escuelas rurales «no pueden llevar consigo la etiqueta de toscos e incultos». El regidor ha puesto siempre como ejemplo al premio Nobel Severo Ochoa, oriundo del concejo de Valdés. Además, cree que este no debe de ser un «estigma» que arrastren las generaciones futuras porque «vivir en el campo no es una circunstancia, es más que eso, es un derecho», concluye.


Con esta medida, la RAE prodrá presumir más que nunca de que «describe, no prescribe».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook