25 de enero de 2012
25.01.2012

La gran promesa leonesa del bolo vaqueiro

Adrián Leite, jugador de Laciana, está llamado a ser uno de los dominadores
de la modalidad en los próximos años
El joven lanzador, de 16 años, obtuvo el Subcampeonato de Asturias absoluto la pasada temporada en la bolera de Josber

25.01.2012 | 01:00

Robles de Laciana (León)


Las jóvenes figuras del bolo vaqueiro asturiano saben que en los próximos años tendrán un rival muy a tener en cuenta al otro lado de la frontera regional. Nacido hace 16 años en la localidad leonesa de Robles de Laciana, donde reside desde entonces, Adrián Leite inició a los 5 años su idilio con el bolo vaqueiro. Sin un maestro claro, aprendió viendo jugar a los veteranos del lugar y, con el paso de los años, se sumó a la potente peña Laciana, en la cual permanece, y, luciendo sus colores, se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la modalidad.


Desde que lanzase sus primeras bolas, los que conocían entonces a Adrián sabían que pronto daría que hablar en los campeonatos tanto locales como interregionales. A los 10 años ya sabía lo que era ganar un torneo importante de ámbito municipal y, tan sólo dos años más tarde, ya había probado las mieles del triunfo en los Campeonatos de Asturias organizados por la Asociación del Bolo Vaqueiro, en los que también toman parte las peñas de territorio leonés.


Los frutos de los constantes entrenamientos llevados a cabo en su bolera de toda la vida, que actualmente compatibiliza con sus estudios de 4º de la ESO en el Instituto de Villablino, son el «secreto» de esta joven promesa para que cada día que pasa sus tanteos sean más elevados y se encuentre más cerca de los puestos de cabeza de los principales torneos organizados a lo largo de todo el año.


Muestra de ello es la temporada que cuajó el pasado año 2011, pues, además de situarse en los puestos altos en la liga asturiana de División de Honor, en la que terminó ocupando la tercera posición de la clasificación final, formando parte de la plantilla de Laciana C, el jugador leonés obtuvo el Subcampeonato de Asturias de División de Honor en categoría individual, tras ser superado únicamente por el campéon asturiano, Álvaro Collar (Peña Josber), en la final jugada en casa de este último, en la localidad canguesa de Gedrez.


La única espina clavada de la temporada para Leite fue, sin duda, la disputa del Campeonato de Asturias Infantil, en la que se vio superado por el día de inspiración de Javier de la Mata, primo de Álvaro Collar y jugador de la peña El Rebollar, quien realizó su mejor actuación del año coincidiendo con el mal día del de Laciana.


Pese a todo, el balance del año ha sido más que positivo para un jugador que este año 2012 tiene muy claros cuáles son los objetivos de la temporada. «Lo mínimo que quiero es poder ganar algún concurso a lo largo del año y, si tengo que escoger, me quedo con ganar la liga con mi equipo», indica Leite, quien tampoco descarta competir por los principales trofeos de las categorías inferiores para seguir ampliando un palmarés que, a día de hoy, es uno de los más amplios en relación a la corta edad del jugador.


Sin embargo, Leite se dice sabedor de que no será nada fácil, dado el nivel existente en el panorama bolístico actual, con muchos jugadores capaces de ganar los torneos. «Actualmente hay mucho nivel entre los jugadores jóvenes y hay mucha gente que es favorita para todos los trofeos», admite, a la vez que se congratula por el gran momento que vive el bolo vaqueiro en la actualidad. «Se nota que es un juego en el que existe mucha afición y esto garantiza su futuro», añade.


Del mismo modo, no es ajeno a los debates internos existentes entre la gente del mundillo y muestra abiertamente su posición acerca de la posibilidad de limitar el tamaño de la bola por reglamento. «Soy partidario de limitar el tamaño de la bola, pues, pese a que me perjudicaría, sería bueno para los bolos en general porque participaría mucha más gente y los torneos estarían más igualados», señala de forma tajante.


Aún así, prefiere quedarse al margen de polémicas estériles y centrarse en unos entrenamientos que complementa con su otra gran pasión: salir a andar en bici. El objetivo de estos entrenamientos es el de acercarse al nivel de Álvaro Collar, quien, a su juicio, es el mejor jugador de la actualidad.


Si bien dice no tener ídolos dentro de los bolos, reconoce como referentes deportivos al piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso, y al futbolista del Fútbol Club Barcelona Lionel Messi, a los que espera superar, aunque sea dentro de su ámbito, el bolístico.


Entre los planes de Adrián Leite no entra el cambiarse de equipo, ya que admite tener en muy alta estima a sus compañeros de peña que, a su vez, ven en él al aspirante más serio a liderar los triunfos del lado leonés del bolo vaqueiro en las próximas décadas. «No me planteo para nada cambiar de equipo, pues juego en el equipo de toda mi vida y podría decirse que somos una familia», declara Leite, a la vez que subraya que, en los bolos, no existe tanta cultura de fichajes como en otros deportes.


Sea como fuere, lo que queda claro es que la temporada 2012 se presenta quizás como la más apasionante desde que se creara la Asociación de Bolo Vaqueiro, hace algo más de un década. La irrupción de jóvenes figuras como el propio Adrián Leite, junto a otras promesas ya consagradas como Álvaro Collar y Toni Álvarez, junto a los veteranos campeones y posibles sorpresas, como el campeón infantil Javier de la Mata, hacen pensar que los campeonatos individuales de este año serán los de mayor nivel en los anales de esta modalidad.


De igual forma, equipos como Josber D, Laciana C y Naviego A, entre otros, contarán con unos planteles de lujo a la hora de abordar el título de Campeón de Asturias de Liga de División de Honor, para el que se espera una dura competencia, al menos similar a la que se vivió el año pasado, cuándo Josber D obtuvo el título tras un gran final de competición. Esta igualdad no será ajena tampoco al resto de competiciones de Primera, Segunda y Tecera categoría, que van ganando en emoción en los últimos años con la continua aparición de jóvenes promesas.


En lo que respecta al calendario para este año, aún no está fijado, pero se espera que las actividades anuales comiencen con la celebración de la fiesta del bolo vaqueiro que tiene lugar en los primeros días de primavera y que sirve como aperitivo a la disputa en abril del Torneo Caja Rural, así como el comienzo de las respectivas ligas, iniciando unas competiciones que finalizan en el mes de diciembre con el Torneo de Santa Bárbara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook