DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estado de las aguas marinas en la comarca

Los usuarios de las playas de Tapia y de Frexulfe se quejan de picores tras el baño

Los arenales afectados no han impuesto ninguna restricción a los bañistas, cuyos síntomas desaparecen con una ducha de agua dulce

El jefe de salvamento de Tapia, Toño Alonso, ayer, en la playa de la localidad.

El jefe de salvamento de Tapia, Toño Alonso, ayer, en la playa de la localidad. TANIA CASCUDO

Los bañistas de algunas playas del occidente asturiano y de la mariña lucense se quejan estos días de picores en la piel tras el baño, un fenómeno que también han denunciado esta semana usuarios de las playas de los municipios de Carreño y Castrillón. No obstante, mientras en los concejos del centro ha llegado a acordarse la prohibición del baño durante algunas horas, en la comarca occidental restan importancia al fenómeno y las playas permanecen abiertas al baño.

Uno de los lugares donde se han producido estas quejas es la playa de Tapia, donde algunos bañistas relatan haber sentido un picor intenso en la piel nada más salir del agua, una sensación que desapareció cuando se aclararon con agua dulce. El jefe de salvamento de Tapia, Toño Alonso, resta importancia al fenómeno, aunque confirma las quejas de algunos usuarios, a los que recomienda aclararse en la ducha para terminar con la sensación de picor. En ningún caso se detectaron erupciones en la piel.

Alonso tiene una hipótesis para explicar los picores, que apunta al tipo de arena utilizada para el relleno de las playas tras los temporales del invierno. "Se trata de arena de sílice, que es muy fina y penetra más fácilmente en los poros de la piel, produciendo el picor. Mi teroría es ésa porque mandé a algunos socorristas bañarse mar adentro y no notaron nada. Yo creo que es la arena". Alonso asegura que es la misma sensación que notan los futbolistas que juegan en el campo tapiego de As Aguaceiras, donde hay este tipo de arena. En todo caso, pide tranquilidad a los bañistas porque "el agua está normal y no pasa nada", y además así lo constatan los últimos análisis efectuados en el agua. Alonso descarta que se vaya a prohibir el baño en los arenales del concejo.

En el vecino concejo de Castropol no se han detectado quejas en este sentido, o al menos así lo indican los responsables del servicio de salvamento. Tampoco en Cudillero ni en Valdés, donde Cruz Roja, encargada del servicio de vigilancia y socorrismo, asegura que no se han dado casos de bañistas con picores.

Donde sí ha habido quejas es en el concejo de Navia, en concreto en el arenal de Frexulfe. En la tarde del martes, los servicios de salvamento registraron cuatro casos de bañistas con picores en el cuerpo. El equipo de socorristas creyó que provenía de las algas que flotaban en el agua, tras haberlas machacado el mar contra las rocas. No se tomó la decisión de cerrar al baño la playa porque no se trataba de una cantidad significativa de afectados.

Uno de los bañistas afectados es el naviego Eduardo Galán, quien, junto con un grupo de amigos, permaneció unos quince minutos en el agua. "Al salir me picaba todo el cuerpo. Era una sensación similar a la producida por las picaduras de hormiga, sobre todo en las partes más sensibles", describe el joven. Apunta que la sensación finalizó tras pasar por las duchas.

El presidente de la Coordinadora para el Estudio de las Especies marinas (Cepesma), Luis Laria, sí cree que hay motivos para preocuparse. Según Laria, estos picores, "que es cierto que se pasan con una ducha en agua dulce", se deben a la contaminación marina y, en concreto, añade Laria, a una empresa de producción de aluminio de San Ciprián (Lugo). "Vierte 250.000 toneladas de sosa cáustica al mar todos los años", indica. "Estas semanas tuvimos vientos del Nordeste, que empujaron el material a través de las corrientes marinas, y por eso hay casos de bañistas con picores por zonas", explica. Laria descarta como explicación la teoría que apuntó el Principado. Según la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández, la presencia abundante de microalgas podría estar en el origen de las incidencias. Laria indica que respeta todos los puntos de vista, pero "ahora la temperatura del agua es fría para que se produzca este suceso", más propio de septiembre.

Según Laria, la supuesta presencia de ese material contaminante tiene especial incidencia en la costa occidental de Asturias, "donde también provoca la desaparición de la alga Laminaria". Según el presidente de la coordinadora, la Xunta de Galicia "tiene estudios guardados y conoce perfectamente qué puede ocurrir cerca de una industria de estas características". Laria lamenta la ausencia de medidas.

Compartir el artículo

stats