Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de Illano quieren ir al médico a Boal para ahorrar en desplazamientos

Los usuarios tienen que trasladarse igualmente a la capital boalesa para comprar medicinas en la farmacia: "Es un gasto doble, es para llorar"

Centro de salud de Boal. G.G.

A Yolanda García, vecina de Lombatín (Illano), no le sale a cuenta acudir al centro de salud que le corresponde, el de Illano. Ella, al igual que muchos otros vecinos del concejo, prefiere ser atendida en el consultorio de Boal, ya que ahorra en tiempo y en dinero. "Si voy a Illano, tengo que bajar igual a Boal a por las medicinas, y eso me supone un gasto doble. Es para llorar", asegura. Esta situación, según apuntan los profesionales sanitarios que trabajan en la zona, es frecuente y afecta a "casi la mitad" de los residentes en el municipio. De hecho, muchos ya acuden a consulta a Boal o han solicitado el traslado.

La peculiar conformación del concejo de Illano, partido a la mitad por el río Navia, y unido únicamente a través del paso del embalse de Doiras, hace que a la parte este del concejo le quede "más a mano" viajar a la capital del concejo boalés. Si a eso se le suma la falta de servicios de los que adolece el concejo, la elección está "más que justificada", aseveran los afectados.

El caso de Yolanda García es especialmente llamativo, porque mientras sus dos padres, que dependen de ella, sí son atendidos en Boal, ella debe ir a Illano a pesar de haber solicitado el cambio. "Cada vez que voy al médico gasto 30 euros en taxi; y como tengo que bajar a Boal a por las medicinas, son otros 40 euros más. La pensión que recibo es baja y cuesta llegar a fin de mes, y más con estos gastos", asegura esta paciente.

Aunque García ha pedido que se le traslade a Boal, aún no lo ha conseguido. "Me dicen que correspondo al consultorio de Illano, y que debo seguir allí. No me dan opción a cambiarme. Creo que pido algo para lo que tengo todo el derecho", afirma Yolanda García.

Carlos Fernández, presidente de la asociación vecinal "Pico Castro" de Bullaso, también en Illano, confirma que esta situación es frecuente entre los vecinos de esa parte del municipio: "La mayoría de la gente tiene que ir primero al médico a Illano, y después volverse a Boal. Sin embargo, si van a Boal, ya lo hacen todo allí: están las tiendas, los bancos, los bares por si quieren tomar algo", explica.

El personal sanitario que trabaja en el centro de salud de Boal es testigo directo de esta problemática, que, dicen, puede llegar a afectar "a más de cien personas". Aseguran estar dispuestos a atender a todos aquellos vecinos de Illano que deseen ser atendidos en este centro de salud, aunque ello suponga una mayor carga de trabajo.

Proponen, además, hacer de Illano un "centro periférico" del de Boal, en el que se siga prestando un servicio adecuado pero en el que también se lleve a cabo una "reestructuración" de los recursos sanitarios para mejorar su eficiencia. "A muchos puntos de Illano se llega antes desde Boal que desde la propia capital de ese concejo; hay forma de mejorar la atención", aseguran. Además, ponen como ejemplo la ambulancia que hay en el municipio, "que apenas se usa", ya que la zona está cubierta por otros vehículos de emergencias.

Además, el personal que trabaja en el centro de salud boalés mantiene activa su reivindicación de disponer de un edificio adaptado a sus necesidades. El que tienen en la actualidad, sostienen, es de difícil acceso a causa de la empinada rampa que deben subir los usuarios, muchos de ellos con problemas de movilidad.

También lamentan que el edificio no cuente con una estancia para que los sanitarios permanezcan en las guardias, y denuncian la aparición de goteras en el edificio.

Compartir el artículo

stats