Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del Juzgado luarqués, demandada desde hace décadas, a punto de finalizar

La construcción de la nueva sede judicial avanza de forma notoria y, según la previsión más halagüeña, estará operativa en febrero o marzo

Nueva sede judicial de Luarca, en Villar.

Nueva sede judicial de Luarca, en Villar. A. M. SERRANO

La nueva sede del partido judicial de Luarca (que comprende los concejos de Boal, Coaña, Illano, Navia, Valdés y Villayón) será una realidad "entre febrero o marzo", según ha podido saber LA NUEVA ESPAÑA. La obra está muy avanzada, como es notorio. La empresa adjudicataria ha retirado el cierre provisional

Por esta sede se espera desde hace décadas. El juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Luarca se encuentra en la actualidad en un piso de un bloque de viviendas de Luarca. Su dimensión es pequeña para el archivo e, incluso, para el normal desarrollo del trabajo de los empleados, según denunciaron en su día los sindicatos. El traslado de la actividad judicial a un edificio con mejores prestaciones es una demanda histórica que ha tenido que esperar décadas. Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) como los sindicatos y los trabajadores a título personal, se quejaron del estado del piso que es la actual sede judicial y que se cerrará definitivamente en 2020. Hoy por hoy, para acceder al juzgado se tienen que salvar barreras arquitectónicas (una escalera) y no hay puerta de atrás, lo que dificulta la protección de las víctimas.

La construcción de la nueva sede judicial de Luarca se adjudicó en 2018 por 1.523.062 euros a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por OCA Construcciones y Proyectos y Terra Ingenieros. Ese año se invirtieron 417.825 euros. En el presente ejercicio se gastó el dinero restante: 1.105.237 euros. El plazo de ejecución inicial fue de 15 meses, si bien la adjudicataria inició los trabajos en junio de 2018 y no los concluirá hasta febrero o marzo.

El Ayuntamiento de Valdés ofreció al Principado distintos edificios públicos, entonces vacíos, para agilizar el traslado del juzgado. Primero, pensó en el antiguo colegio menor (que fue sede del Ayuntamiento durante las obras de la Casa Consistorial) y más tarde en el pabellón Tulio. Ninguna de las ofertas convencieron a la entonces Consejería de Administraciones Públicas, que, finalmente, inició el expediente para construir un edificio nuevo. Para ello logró una ayuda del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

El juzgado tendrá 878 metros cuadrados repartidos en dos plantas principales, según informó el Principado en la presentación del proyecto. En la primera, estarán la sala de vistas y el Registro Civil. La consulta forense y el archivo tendrán su espacio en la planta primera, piso en el que tendrá su despacho la jueza. También habrá espacios diferentes para abogados y fiscales. El proyecto prevé una sala de reuniones y una entrada por la parte de atrás para los detenidos. Dispondrá, asimismo, de sala de reconocimientos y de celdas.

La climatización e iluminación del edificio harán de él una instalación pública singular. Tal y como aconseja y subvenciona la Unión Europa, se pretende un gasto corriente mínimo. Para ello se aprovechará al máximo la energía solar.

En Luarca, el traslado de juzgado a Villar también tuvo oposición. Comerciantes y empresarios de la hostelería criticaron la nueva ubicación, en Villar de Luarca. Se inició entonces una campaña de recogida de firmas que no tuvo éxito. El nuevo edificio se encuentra en una zona residencial de Luarca, centro de la actividad educativa y donde se localiza el centro de salud.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats