Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diagnósticos erróneos y más traslados, miedos de las familias de Tineo sin pediatra

"El especialista realiza una medicina preventiva", destacan las madres del concejo, que hoy entregarán más de 7.000 firmas para reclamar el servicio

Por la izquierda, Cristina Fernández, Marta Álvarez, Lorelay Álvarez, Susana Mayo y Belinda Fernández, en Tineo. D. Á.

Temores a un mal diagnóstico, que este sea tardío o continuas derivaciones al hospital comarcal de Cangas del Narcea son las principales preocupaciones que comparten las familias del concejo de Tineo, sin pediatra en su centro de salud desde hace un mes. Una situación que no les resulta nueva, puesto que desde hace unos años Tineo pasó de tener dos especialistas en medicina infantil a uno, sufriendo ya desde entonces la falta de pediatra de forma temporal.

Ahora mismo, para dar atención al servicio de Pediatría en Tineo, el Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA) optó por ocupar el puesto vacante con un médico de familia vinculado al centro de salud de Cangas del Narcea. Las familias no ponen en duda la experiencia ni la profesionalidad del médico, pero insisten en que no es la solución para un municipio como el de Tineo, que cuenta con 776 niños "que tienen derecho a ser atendidos por un pediatra", reclaman.

"El mayor miedo es que tengan algo y que como no les ve un pediatra no acierte en el diagnóstico y que no lo puedan atender, y tengas que irte al hospital, lo que supone un desplazamiento mayor y perder toda la mañana para que los vea un pediatra", apunta Cristina Fernández. "Una situación que no facilita la conciliación laboral", añade Marta Álvarez. "Y que satura otros servicios sanitarios", apunta Lorelay Álvarez, que recoge el dato publicado en un estudio sobre atención primaria donde se asegura que "un pediatra realiza un 17% menos de pruebas complementarias que un generalista, lo que al final le sale más barato al sistema".

Las madres con niños más pequeños también echan en falta el apoyo que supone tener un pediatra a la hora de recibir pautas y trucos de cómo atender al bebé y asesoramiento en la lactancia. En este grupo se teme además que un médico de familia no esté suficientemente familiarizado con la detección de un retraso motor o del lenguaje y que no se derive a tiempo al niño a atención temprana para intentar corregirlo. "Un pediatra realiza una medicina preventiva que evita problemas futuros, no solo se centra en curar una enfermedad", subraya Marta Álvarez.

El seguimiento de tratamientos ante una enfermedad o trastorno también preocupa a las familias. Es el caso de Susana Mayo, cuya hija necesita supervisión pediátrica para ver el desarrollo del tratamiento que está realizando: "Cuando fuimos al neuropediatra en el HUCA nos emplazó a consultar con nuestro pediatra cualquier síntoma raro que detectara en la niña, ya que los especialistas tienen una lista de espera impresionante, y ahora me encuentro que estamos sin pediatra y me pregunto a dónde voy ante un problema". Una situación que Susana Mayo asegura que acaba empujando a buena parte de las familias a optar por buscar soluciones en la medicina privada.

"Pero no todo el mundo se puede permitir el lujo de ir a un privado", replica Belinda Fernández, que asegura que "no es justo, tenemos una sanidad pública maravillosa y no podemos permitir que nos dejen sin servicio; aquí estamos viendo la forma que tienen de fijar población".

Hoy las familias enviarán a la Consejería de Salud las más de 7.000 firmas recogidas en apoyo a la petición del pediatra para Tineo.

Compartir el artículo

stats