Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El SIMPA abordará con la gerencia de Jarrio la merma de la plantilla en el servicio de Medicina Interna

“Los recursos que tenemos son los que son”, lamenta el delegado de la organización, que “trabaja para tratar de hallar soluciones” para el hospital

Zona de entrada del hospital de Jarrio, en Coaña

Zona de entrada del hospital de Jarrio, en Coaña

La falta de facultativos en el servicio de Medicina Interna del hospital comarcal de Jarrio preocupa al Sindicato Médico Profesional de Asturias (SIMPA). El delegado sindical en el centro sanitario coañés, José Antonio Vidal, manifestó ayer su pesar ante la situación y aseguró que “se buscan soluciones”. “Estamos trabajando en ello, pendientes de una reunión con la gerencia”, explicó.

La organización médica es consciente de los apuros de la plantilla y de la cada vez más acuciante falta de recursos humanos, como ya denunciaron los propios profesionales de Medicina Interna, el pasado noviembre, a través de un comunicado. “Los recursos que tenemos son los que son”, detalló a este respecto el sindicato médico, desde donde se ha decidido “hacer preguntas, pedir reuniones y proponer soluciones” propias ante la cada vez mayor preocupación de sanitarios y usuarios.

El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) anunció hace algo más de una semana un “plan estratégico” de tres años de duración, pero sin concretar cuáles serán las medidas que se adopten, sobre las que tampoco respondió ayer el Principado a este periódico.

Entre tanto, en el hospital llueven las quejas. En Cardiología no hay especialista asignado al centro y cada semana cubre el servicio un cardiólogo de otras áreas sanitarias de Asturias. En Medicina Interna, la saturación es máxima.

El pasado noviembre, facultativos de Medicina Interna hicieron público un comunicado para denunciar públicamente que el servicio estaba “diezmado y exhausto” ante la falta de cobertura de casi la mitad de las plazas. Se mostraron entonces dolidos con la gerencia, por no dar “una respuesta diligente” a “una situación dramática para los pacientes” del Área Sanitaria I, que atiende a toda la población de la comarca del Noroccidente, muy envejecida.

Ya hace más de dos meses que los profesionales de Medicina Interna explicaron que los retrasos en las consultas externas de especialidades como Cardiología, Neurología, Neumología o Medicina Interna eran “inasumibles”, especialmente las revisiones. Las cosas continuaron tensándose en diciembre, cuando los profesionales se reunieron con la directiva del hospital para dar un ultimátum verbal y mostrar su decisión de marcharse si no había cambios y no se cubrían las vacantes de manera inmediata. Salud argumenta que no hay especialistas disponibles en las bolsas para ser contratados.

Además de la plataforma “Salvemos nuestro hospital”, que denuncia la situación, ha surgido un movimiento ciudadano “Todos Somos Jarrio”, liderado por Mar Villanueva. Este último convocó una protesta que, finalmente, no se podrá celebrar en la fecha prevista , el próximo 14 de febrero, por la crisis del covid. “Lo bueno de tener que aplazarla es que hay tiempo para organizarnos mejor y exigir toda la información oficial que necesita la sociedad”, señaló Villanueva, quien esperará “al menos un mes” para lanzar otra convocatoria.

La situación

  • Plantilla. En el hospital comarcal de Jarrio hay 74 médicos en plantilla. Algunas especialidades como Cardiología se cubren con profesionales de otras áreas. Cada semana, en este caso concreto y como ejemplo, hay un cardiólogo.
  • Medidas. El Servicio de Salud del Principado anunció el pasado 21 de enero un “plan estratégico” para paliar las carencias de personal en Jarrio. Sin embargo, no concretó cuáles serán sus medidas. Médicos, sindicatos y usuarios exigen una pronta solución a la situación.

Compartir el artículo

stats