DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Julio Villadonga Presidente del club deportivo marítimo El Orrio de Tapia

“El puerto de Tapia necesita ser operativo todo el año, ahora no es seguro”

“La reordenación de los amarres nos permitirá ganar unas treinta plazas para los deportivos; será una buena mejora”

Julio Villadonga, en el puerto tapiego. | T. Cascudo

Julio Villadonga, en el puerto tapiego. | T. Cascudo

Julio Villadonga seguirá liderando la directiva del club deportivo marítimo El Orrio, de Tapia. La entidad que agrupa a los propietarios de embarcaciones deportivas del concejo está en uno de sus mejores momentos, con algo más de doscientos socios y noventa establecimientos colaboradores. El Orrio ha sido en los últimos años muy combativo con los responsables portuarios ante la falta de mejoras en la dársena de la villa y promete seguir dando la batalla: “Seguiremos luchando por el puerto”.

Lo intentaron, pero no fue posible un cambio de directiva.

–Estuvimos esperando, hubo dos amagos, pero no consiguieron los avales suficientes. Decidimos continuar porque hay muchas facturas que pagar y no podíamos esperar mucho más. Renovamos por cuatro años, pero con el compromiso de dejarlo si sale una nueva candidatura.

–Los responsables regionales de Puertos visitaron Tapia esta semana y anunciaron que tienen listo un estudio de agitación que determina siete posibles soluciones para dar seguridad al puerto de la villa. Queda pendiente determinar la mejor opción. ¿Qué les parece?

–No nos invitaron a esa presentación. Pedimos el estudio por registro, pero aún no nos lo enviaron.

–¿Qué necesita el puerto?

–Necesita ser operativo todo el año. El 13 de octubre había ochenta embarcaciones en el agua y el 1 de noviembre quedaba una. Incluso los profesionales tienen que marcharse porque no es un puerto seguro en este estado. Hacen falta obras de protección exterior, las que digan los técnicos y, por eso, estamos a la espera de lo que propongan. Lo que está claro es que las obras deben empezar de fuera hacia adentro. De hecho, nosotros no pedimos pantalanes porque sabemos que ahora no es posible.

–Pero sí que los quieren.

–Si el puerto fuera seguro claro que los queremos y podríamos gestionarlos como en otros puertos. Una vez se proteja el puerto por fuera, hacen falta obras de reparación en los espigones tradicionales y luego hacer otras mejoras en la ensenada, como un dragado.

–También está pendiente la reordenación de los amarres.

–Se iba a hacer a finales del año pasado, pero no pudo ser. Se van a mover los profesionales y se creará una andana nueva para los deportivos, que permitirá que ganemos entre veinte y treinta plazas. Será una mejora importante.

–El Principado acaba de colocar un embarcadero en la punta. ¿Contentos?

–Lo pedimos en 2017. De momento nos funciona y es una mejora para el puerto porque da seguridad, sobre todo para gente mayor.

–Llevan tiempo denunciando cierto maltrato a Tapia porque el puerto recibe mucha menos inversión que otros de Asturias.

–No se entiende el criterio. Basta un paseo por los puertos de Asturias para ver que este llama la atención por el abandono. Cuando hablamos con Puertos parece que tenemos idiomas diferentes y, en los últimos años, han hecho obras que han costado más de lo que habíamos propuesto y el problema sigue.

–No todo serán problemas. ¿Qué tiene de bueno el puerto?

–Estéticamente, es de los puertos más bonitos de Asturias. Además, la zona de hostelería acompaña y genera mucha economía. Otra ventaja es que la zona de pesca está muy cerca para los recreativos, en cinco minutos estás pescando. Si tuviéramos la posibilidad de mantener las embarcaciones en el puerto todo el año, mucha gente de cerca vendría a pasar el fin de semana. Es una opción para desestacionalizar el turismo, pero no se piensa en el puerto como motor económico. Un puerto deportivo también puede tirar de los profesionales. Es posible que no volvamos a ver seis embarcaciones de Gran Sol aquí, pero la bajura puede aumentar y es el momento de que los recreativos tiren de los profesionales.

Compartir el artículo

stats