Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colapso en Jarrio al ocuparse las camas de Urgencias por falta de sitio en planta

“Es un desastre”, lamenta la plataforma “Salvemos nuestro hospital” | Algunos profesionales certifican que todo está “manga por hombro”

El Hospital de Jarrio.

El Hospital de Jarrio.

“Manga por hombro”. Con esta expresión coloquial resume la plataforma “Salvemos Nuestro Hospital de Jarrio” y los profesionales consultados por este diario el estado del centro sanitario coañés, que se enfrenta a un verano “con todavía menos medios de lo habitual”.

El problema se encuentra en el “colapso” en Urgencias, donde parte de las camas son utilizadas por pacientes que ya podían pasar a la planta de hospitalización. El primero en quejarse por esta situación fue el portavoz de la plataforma y concejal del PP en Valdés, Carlos López. “Los profesionales nos transmiten que casi todo es un desastre”, dice. En verano es habitual que las camas de hospitalización se reduzcan por razones operativas, ya que se hacen menos intervenciones, “pero si se necesitan tienen que estar disponibles”, opina López. El portavoz de la plataforma entiende que “este no es el camino prometido por el Gobierno regional”, desde donde plantearon un plan de choque para hacer frente a las carencias y necesidades de todo el área sanitaria I. “Saturan las Urgencias y, como siempre, nadie hace nada”, lamenta López, quien asegura que la plataforma recibe quejas de los profesionales, “muy hartos y descontentos con una organización que no funciona”.

Según pudo saber este diario, los problemas no solo tienen que ver con la falta de recursos básicos, como camas, o de personal estrictamente sanitario. También en los departamentos de administración y atención telefónica hay presuntos problemas. “Conceden permisos de larga duración y vacaciones y no se sustituye a nadie, al margen de la carga de trabajo que, por la pandemia, cada vez es más”, lamenta uno de los trabajadores con larga trayectoria en el hospital.

En el caso de los telefonistas, el trabajo “se multiplica”, ya que muchas veces tienen que atender dudas relacionadas con la pandemia. Además, este trabajo es asumido parte de las horas del día por el personal que atiende el primer mostrador de Urgencias. “Por haber, tampoco hay triaje para ‘casos covid’ y todo nos indica que funcionamos en precario, con lo mínimo”, destaca otra de las personas de la plantilla que ofrece declaraciones a condición de mantener el anonimato.

Compartir el artículo

stats