Nota alta para la solidaridad de Figueras: 1.000 participantes en el cross que recauda fondos para adquirir material médico con destino al hospital

El cross vuelve a ser un éxito pese a la lluvia: "Se ayuda al hospital y eso nos toca a todos de cerca"

Un momento del XI Cross solidario de Figueras, en el entorno de Arnao. | A. M. Serrano

Un momento del XI Cross solidario de Figueras, en el entorno de Arnao. | A. M. Serrano / Ana M. Serrano

El cross solidario organizado por la asociación Figueras Solidario no contó este año con buen tiempo, sin embargo sí logró una amplia participación. Casi 1.100 personas, según los cálculos de los organizadores, se dieron cita en el área recreativa de Arnao para realizar el paseo y competir en las pruebas absoluta e infantiles. "Con buen tiempo, hubiéramos superado con creces esta cifra", contó el presidente del colectivo organizador, Manuel Guerra. En todo caso, "estamos contentos porque la sociedad ha respondido".

Sofía Fernández cruzando la meta. | A. M. S.

Sofía Fernández cruzando la meta. | A. M. S. / Ana M. Serrano

El cross llegó este verano a su undécima edición y lo hizo sin una organización tan sofisticada tras la marcha de la Fundación Sandra Ibarra, pero con un objetivo loable y muy bien dirigido: lograr fondos para comprar material médico con destino al área sanitaria I, cuyo hospital de referencia es el comarcal de Jarrio. Precisamente la gerente del área, Bárbara González, no faltó a la cita deportiva. Se mostró "muy agradecida", contó que en un futuro se hablará de las adquisiciones de aparatos médicos porque antes se tendrá que hacer recuento de lo recaudado y lanzó un mensaje de optimismo: "Estamos muy contentos porque la carrera se recupera después de tres años de parón de la pandemia y eso quiere decir que mantenemos las costumbres; y porque se acuerdan del hospital y del área", dijo.

Participantes en la carrera infantil. | A. M. S.

Participantes en la carrera infantil. | A. M. S. / Ana M. Serrano

En la prueba absoluta, que se celebró al inicio de la jornada los ganadores fueron Sofía Fernández Castro, de La Caridad, y Antonio Pereda, de Arenas de San Pedro, en Ávila. La primera mostró su satisfacción y sorpresa por el primer puesto. "No lo esperaba porque estaba poco entrenada, al final fue un acierto venir", desveló. La franquina se apuntó a la carrera por la causa, porque tampoco tenía claro que pudiera acudir a la cita. Al final, pudo ser. "Se deberían hacer más actividades de este tipo porque se ayuda al hospital y eso nos toca a todos de cerca", opinó.

Antonio Pereda está de vacaciones en Asturias y no es la primera vez que corre pruebas de cross. "El lugar es chulo, la temperatura es buena y el recorrido está muy bien", dijo. También se acordó del motivo por el que se organiza y opinó: "Si se contribuye, mejor".

A la prueba absoluta siguieron las carreras infantiles y para rematar la jornada se celebró el paseo solidario, destinado a las personas que desean estar, pero no compiten. La ribadense Fina Reigosa fue una de ellas. "Llevo nueve años haciendo lo mismo y es una cita que tengo muy marcada en el calendario", contó. En su caso, se junta toda la pandilla. Que el origen sea solidaria tiene mucho que ver con su presencia. Además, tiene amigos en la asociación Figueras Solidaria y les agradece "mucho" su labor.

Charo Rodríguez, de Madrid, también paseó gracias al cross. "Siempre vengo porque es una forma de colaborar con la sociedad", señaló. Estas propuestas "son una forma de conseguir dinero para una causa justa y noble y además se enfoca en el deporte, así que creo que todo es positivo", añadió.

La Fundación Sandra Ibarra se llevaba otros años un porcentaje por labores organizativas y para fines de la propia fundación. Rondaba los 2.500 euros, según el colectivo organizador. Este año, la recaudación se dará a conocer en las próximas semanas, una vez que la junta directiva se reúna y haga el recuento. Tras este paso, se pondrán en contacto con la gerencia del área sanitaria para decidir qué material se comprará. Desde su nacimiento, el cross ha nutrido a la comarca con los siguientes aparatos: un monitor de diagnóstico con imagen de alta sensibilidad, un equipo de microfotografía, un monitor digital de alta definición en color para mejorar el visionado de la imagen y facilitar el diagnóstico de cada prueba de escáner, dos monitores para visualizar imágenes de pruebas de endoscopia en el cribado del cáncer de colon, tres sillones motorizados para pacientes oncológicos, una lámpara de quirófano, un histeroscopio, nueve lámparas de dermatología, un laparoscopio y seis contenedores de pinzas, tres tensiómetros y un ecocardiograma portátil. Los organizadores están animados para continuar con posteriores ediciones.