Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

Perdón retroactivo

La tontuna del presidente de México exigiendo por carta al Rey que pida perdón por los desmanes de los españoles en la conquista de América no tiene parangón en la reciente historia de la diplomacia. Este López Obrador indigenista indigna con esa retractación retroactiva. Son ganas de hacer el indio.

La leyenda negra se escribió para que se convirtiera torticeramente en la conciencia del pecado español, a sabiendas que ningún otro pueblo ha confesado con tanta entereza sus culpas y mostrado sus llagas. Convendría recordar al mariachi mexicano que hay historiadores de crédito que defienden que la conquista la hicieron los indios y la independencia, los españoles. Resulta inverosímil que el medio millar de hombres -ni siquiera soldados todos ellos- que desembarcaron en lo que hoy es México y que al llegar a Tenochtitlán apenas quedaban en trescientos fueran capaces por sí mismos de derribar un imperio. Si lo consiguieron solos, no habría que excusarse sino, al contrario, sacar pecho por tamaña hazaña, absolutamente impensable. Sin embargo, fue el concurso armado de totonacas y tlaxcaltecas, hartos de la tiranía azteca, el que inclinó la balanza del lado de los conquistadores.

Puestos a pedir perdón por los agravios de otros, pidámosle los españoles cuentas a los franceses por las barrabasadas de la ocupación napoleónica, a los italianos por las correrías de Escipión el Africano y a los británicos por la usurpación del Peñón de Gibraltar. A los rusos, por el oro de Moscú y a los yanquis por las bombas de Palomares.

Compartir el artículo

stats