DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mirada femenina

La emoción en el arte

La capacidad transformadora de la creación artística y la necesidad de protegerla

Tras un corto pero intenso viaje a París con mi hermana y mis sobrinas me he dado cuenta de lo importante que es el arte en mi vida. Para mí ir a un museo o a una exposición es como para una creyente ir a misa.

Subimos a la Torre Eiffel, es de noche y tratamos de evitar la aglomeración de gente. Y al observar las luces de París desde aquel gigante de hierro de trescientos metros pienso, ahora podría morir y mi vida habría sido redonda.

Sinceramente, el París parque temático es el anti-arte. El souvenir ha secuestrado las calles y avenidas.

Cuando una viaja a París debe llevar en la maleta grandes dosis de paciencia y capacidad de abstracción. No sé cómo, pero logré que mi campo de visión se centrara sólo en lo que me interesaba y no malgasté un solo pensamiento en todo lo que me parecía patético.

Dar dos pasos en el Louvre puede ser una auténtica batalla campal. Por cierto, mejor no llevar niños pequeños a no ser que se les quiera castigar por haber sacado malas notas.

A pesar de los pesares, una cola de 45 minutos para llevar a mis sobrinitas al baño, y que la más pequeña no dejaba de decir que quería irse, me hubiera quedado toda la noche con un termo de café en mano observando cada una de las obras allí reunidas (445.000 en total).

Al encontrarme frente a muchos de los cuadros que había estudiado en los libros siento, una vez más, emoción. Los cuadros y esculturas en vivo son impresionantes.

Al día siguiente me escapo y pierdo unas horas a mi bola en el Gran Palais, donde me topo con una de las expo más hermosas posibles, "La Lune". La exposición está casi vacía y tengo tiempo. Una vez más soy feliz.

Ojalá la traigan a nuestro país porque me encantaría que todo el mundo pudiera disfrutarla.

"La Lune" trata sobre la conexión entre los viajes reales e imaginarios a la Luna y cómo la relación entre el ser humano y la Luna fue plasmada en la obra de tantos artistas a lo largo de la historia.

El recorrido de la exposición abarca de la mitología griega, a esculturas, pinturas, instalaciones y vídeos contemporáneos. Arte clásico mezclado con cuadros de Marc Chagall, Miró, Dalí, el japonés Hasui Kawase o la contemporánea Lisa Oppenheim o Hans Hartung.

El milagro del arte es precisamente este, la capacidad de tender puentes entre culturas y tiempos y emocionar al espectador. Y esa emoción es la que te reconcilia con la humanidad.

Cuando estoy frente a una obra que me llega me siento en paz. Más que otra cosa eso es lo que me confirma cuán importante es el arte y su poder sanador.

La obra de arte te transforma porque es, sin duda alguna, el reflejo de lo mejor del ser humano. Donde se mezclan su capacidad de creación, su amor y su necesidad de trascendencia o inmortalidad.

Somos la especie más depredadora y cruel que ha existido sobre la faz de la tierra y al mismo tiempo somos mágicos gracias a nuestra capacidad creadora.

Más allá de las siete maravillas, creamos y construimos obras como: la Torre Eiffel, el Edificio Chrysler, de W. Van Allen, o la Sagrada Familia de A. Gaudí; preciosidades tales como "La Venus de Milo", de A. de Antioquía; "La Valse", de Camille Claudel, o "La Construcción Vacía", de Oteiza; cuadros como la "Gioconda", que tuvimos que observar a más de cincuenta metros, aquello parecía un concierto de rock'n'roll, "La Libertad guiando al pueblo", Delacroix, o el "Guernica", de Picasso.

Son infinitas las maravillas que albergan los grandes museos y salas de exposiciones de nuestro planeta y por ello debemos sentirnos orgullosos como especie y proteger este legado a la vez que apoyar a todos esos creadores que siguen luchando día a día por trascender y aportar su granito de arena.

Compartir el artículo

stats