Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco García

Billete de vuelta

Francisco García

A ver si va a ser lupus

El entrenador del Sporting y su diagnóstico sobre los males del equipo

Este Sporting de Djukic, como el de José Alberto, tiene hormigón en el culo y plomo en las botas. Dos jornadas se antojan escaso margen en el ánimo de valorar si el nuevo facultativo tiene receta eficiente para sacar de la gripe A a un equipo gripado o sus remedios se limitan a apósitos y cataplasmas. Por lo pronto, el serbio amaga y no da: dice que está dispuesto a morir con el filial pero ha iniciado el MIR con un tratamiento conservador. Parece que no se atreve, de entrada, a meter el bisturí y a cortar por lo insano.

Como la solución a todos los males del pijama rojiblanco sea aplicar al convaleciente dosis permanentes de "aspirinas Carmona", ya pueden habilitar un despacho de dirección en Cabueñes con camas supletorias para ingresar de urgencia al trío Torrecilla-Martínez-Fernández, que sufre desde hace días espasmos y ataques de gota malaya.

A Djukic, el doctor House de Salamanca le ha traído para sacar al equipo de la unidad de cuidados intensivos, no para que se pase el resto de la temporada discurriendo si es lupus o síndrome de Gilles de la Tourette. A la plantilla, que anda como un flan, con más nervios que Pablo Motos entrevistando a Abascal, más que un cirujano o un internista le hace falta una consulta en diván.

No es buena noticia que la afición empiece a dar la espalda en número al equipo, semana tras semana de esputos y taquicardias. Si se mantiene la pérdida de espectadores, el efecto contagio puede dejar la grada con más calvas que un trasplante capilar en Turquía.

Compartir el artículo

stats