Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Abrazando árboles

Terapia pandémica y clases semipresenciales

1.- Esti que firma vio nun parque de Xixón, va poco, un paisanu abrazáu a un árbol, y nun paecía borrachu. Debe ser un casu d’eso que llamen cambiu de paradigma. Notru tiempu cercanu, los árboles nun pasaben de sostén d’ebriedaes y urinariu de perros; agora, “reinvéntense” como toma de tierra pal ciudadanu con sobrecarga. Restolando pela Rede, atópense páxines abondes qu’emponderen los beneficios d’abrazar árboles. Les llameres espabilen dixestiones, los salgueros regulen la tensión, les alcacies baxen la temperatura... Usté verá si lo cree. El paisanu que vio un servidor abrazaba un pinu, que, polo visto, ye l’Esculapio d’esa xente clorofílica. Resístome a llamalu chifláu. ¡Negáronsenos tanto los cuerpos esti añu inacabable, que con algo habrá que compensar! Y un árbol da la cara, nun se guarda detrás de fociquera ninguna, inalterable en mediu la frustración, el drama y la rabia. Lo que queda de la humanidá perdida ye vexetal.

2.- Entiendo a los padres d’alumnos d’institutos que protesten, erre qu’erre, pidiendo un tercer trimestre presencial pa los fíos que tienen en casa gastando la mañana día sí y día non. Nun s’engañen: na segunda selmana d’abril, en pasando’l parón de Pascua, ye causa perdida. Requisitu imprescindible pa llograr esa restitución de la normalidá, siempre ensin renunciar a les (probablemente ilusories) medíes de distanciamientu nes aules, ye contratar más profesoráu interín. Pero, con una oposición a Secundaria al final de la primavera, faise enforma improbable, por nun decir imposible, atopar interinos dispuestos a firmar un contratu de dos meses y picu a mediu horariu, menos de tres mil euros en total, a cambiu de sacrificar un últimu tirón d’estudiu na gran apuesta del accesu a la función pública. Nun ye solo decisión de Carmen Suárez: tamién hai que contar cola voluntá d’una potencial mano d’obra. Pero, mientres escribo esto, ta entrándome’l pánicu: ¡igual lu hai qu’interpreta que defiendo a la conseyera, que la xustifico o la bendigo! Marcho a abrazar árboles.

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats