Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Milio Rodríguez Cueto

esti güevu sal quier

Milio Rodríguez Cueto

Vaques y llobos

Les declaraciones anticarnívores del ministru Garzón y la sabiduría lupina de los parlamentarios asturianos de Vox

Ya lo avisó Dylan… ¡en 1963!: “The times they are a-changin’.” (Diga usté que ye un anunciu que val pa cualquier época, ye verdá.) Que’l ministru de Consumu diga qu’hai que comer menos carne nun ye prescripción: ye síntoma. Los tiempos tán cambiando. Ún pálpase los dientes y atopa caniles, sí, y, cada vez con plazos más espaciaos, regála-yos una tayá de xata o un choricín compangueru, pero con mala conciencia, pa qué lo vamos negar, con una mala conciencia recién llegada, nueva y, al empar, seronda. Últimamente, a ún da-y por pensar que comer carne de mamíferu ye l’últimu apeaderu enantes de posase nuna estación perfea, final de vía, que se llama Canibalismu. En fin: nun me garre en serio, póngome dramáticu. Los ganaderos de carne asturianos, como los de toa España, y los carniceros pa con ellos, echen les manes a la cabeza coles declaraciones d’Alberto Garzón y acúsenlu de xugar coles coses de comer. El presidente de la IXP Ternera Asturiana argumenta: “No sé cómo quieren traer gente al campo.” “The times they are a-changing”, don Rubén. Les esperances pa con esa España (y Asturies) vaciada nun pasen pela repoblación con especies autóctones, sinon pela sustitución por otres foriates. Quiero decir: nel sitiu que dexe un ganaderu igual entren dos diseñadores gráficos y un inxenieru de videoxuegos llegaos de Parla o de Bilbao, neorrurales a la gueta d’aire puro onde criar los neños. Vaya despidiéndose de les praderíes, como ya nos despedimos de les caleyes (les de verdá, les de cantu y barru). Va ser otra Asturies. Igual, por dignidá, había que-y cambiar el nome. “Val más que vos pongáis a nadar | si nun queréis fundir como una piedra | porque los tiempos tán cambiando.”

Cuando ya nun se críen vaques roxes nin oveyes nesta tierra, los principales damnificaos, xunto los ganaderos, van ser ellos, sí: los llobos. Mire usté cómo la mesma ola vexetariana va arrastrar enemigos irreconciliables. Mientres que llega esi momentu y non, representantes asturianos de Vox invadieron, estos díes, Cantabria pa esplicar que los llobos nun entienden de fronteres autonómiques, como ellos mesmos, y que’l plan pa tenelos a raya (a los llobos, nun proponíen un exerciciu de autocrítica) tien que ser estatal. “Nacional” fue, pa más precisión, l’axetivu qu’usó’l diputáu José María Figaredo, como bon nacionalista. Y amestó: “Es evidente que un lobo de Cantabria no va a parar al llegar a la frontera con León o con Asturias.” Claro que non. Como tampoco para un peisanu de Bimenes que pasa les vacaciones en Valencia de Don Juan, ¡y a ver por qué tien que se someter a les lleis cazurres, cágontal! Amás, ¿qué llobu de Cantabria nin qué mi madre? ¡Los llobos d’España serán toos españoles! ¡Y, pa Portugal, nun se-yos ocurre trevesar porque tovía ta pendiente lo d’Aljubarrota y, si se crucen con un llobu lusu, Canis lupus plorantis, igual tienen que-y partir el focicu! El parlamentariu asturianu Ignacio Blanco manifestósenos, tamién, como espertu lupín y afirmó qu’hai que controlar “a aquellas manadas más conflictivas”. Paez ser que, pa Blanco, hai manaes radicales (serán les batasunes, CDR o bolivarianes del mundu cánidu) y otres coles que se puede negociar, descendientes, lo más seguro, d’aquel de Gubbio que se fexo amigu del santu d’Asís. Y ocúrrese-y a ún que, ya que por desgracia nun tenemos ente nós un San Francisco del qu’echar mano, franciscanos sí queden, empezando pol arzobispu d’Uviéu, “ordo fratrum minorum”. Igual él, faciendo d’intérprete colos conflictivos que-y vaya señalando Blanco… Y, con esto, nun toi proponiendo echar a don Jesús Sanz a los llobos, ¡Dios me llibre!

miliorodriguezcueto.wordpress.com

Compartir el artículo

stats