Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Bancos confinados

Hay un modo infalible de saber antes de llegar si la oficina bancaria que buscamos está abierta o cerrada. Si tiene una cola delante está abierta, si no la tiene está cerrada. Pero esto es solo la parte visible del problema. Para poder estar a la cola con esperanza de algún resultado tiene uno que pedir hora, para pedir hora tiene que pasarse varias (a veces días) esperando que le cojan el teléfono y si se lo coge una máquina tiene que esperar a que le llamen al número que les deje, lo cual puede suceder o no. Así que el “vuelva usted mañana” del que escribía Mariano José de Larra hace casi dos siglos a propósito de la burocracia ha regresado para todo aquel que tiene un problema que no se puede solucionar online o que no hace vida online. Los bancos se han confinado con nuestro dinero dentro (una especie de corralito), pero de esta otra covid persistente se habla poco.

Compartir el artículo

stats