Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro de Silva

Nos mandó crecer y se fue a descansar

Infrinjo casi un tabú al decirlo, pero la “crisis demográfica” tiene algo de timo. Se mire como se mire, la crisis climática viene al final de ser demasiados, por lo que deberían tomarse medidas serias para decrecer, o al menos para evitar que siga creciendo la población mundial, cuya imparable expansión es la madre de todos los corderos (asados). Así que países o regiones que crecen menos o decrecen estarían mostrando un subconsciente demográfico más solidario con la preservación de la vida en general. Todo irá más despacio, claro, ¿pero qué hay de malo en correr menos? En cuanto a la crisis del sistema de pensiones al alargarse la vida sin renuevos, la solución habrá de estar en trabajar más años, si es posible de forma voluntaria, y no en la estafa piramidal de que haya cada vez más gente para que pague los retiros. En fin, dicho está y a mojarse si llueve, que puede ser hasta en casa.

Compartir el artículo

stats