La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Blanco Junquera

Carta abierta a José Manuel Caldevilla Suárez

Agradecimiento al anterior director general de Transportes, recientemente jubilado, por los servicios prestados

El pasado 28 de octubre, el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias, aprobó el cese del director general de Transportes y Movilidad, José Manuel Caldevilla Suárez con motivo de su jubilación, agradeciéndole los servicios prestados, por su dilatada trayectoria en la Administración pública desde el año 1977. Nada mas y nada menos que 44 años de servicio, y siempre vinculado al sector del Transporte, primero como coordinador de Gestión de Autorizaciones de la Dirección General de Carreteras y Transportes Terrestres, y por último como director general de Transportes y Movilidad.

Agradecer los servicios a uno cuando se va, suele ser un ritual que se repite, pero sin duda alguna, con la marcha de Manolo Caldevilla, hay algo más, porque, se va el gran referente del sector del Transporte de Asturias, sobre todo del sector de la Carretera, tanto de viajeros como de mercancías. Por su experiencia en la Administración, y sus contactos a nivel de funcionariado, en la Administración regional y central, poseía un amplio conocimiento a todos los niveles, lo mismo a nivel legislativo, que a nivel operativo y funcional, para resolver los problemas con la mayor agilidad posible, porque Manolo odiaba ver los expedientes apilados en la mesa sin resolver, algo fundamental para la gestión política, cuestión que me imagino agradecerían los consejeros de turno.

Allá por el año 2015, cuando asumí la responsabilidad del sector del Transporte de UGT en Asturias, tuve la suerte de conocer y encontrarme con Manolo Caldevilla con su eterno y poblado bigote, como director general de Transportes y con Carlos González Lozano, como director del Consorcio de Transportes de Asturias (CTA), hoy dirigiendo el transporte urbano en Vigo y Orense, los cuales me impactaron por su capacidad, solvencia y cercanía, y porque formaban un tándem espectacular, por su perfecta sincronización, trabajando desde sus responsabilidades y con sus equipos, para impulsar el transporte público en Asturias, desde la intermodalidad necesaria, y con el diálogo permanente, con los agentes sociales del sector (sindicatos y empresas), haciéndonos en infinidad de ocasiones, copartícipes en la toma de decisiones, y apoyo a las leyes y documentos, elaborados en defensa, modernización y potenciación del transporte público en Asturias. Sirvan como ejemplo, el funcionamiento del CTA, el primer documento de la Alianza por las Infraestructuras de marzo de 2017 y posteriores, y la Ley de Transportes y Movilidad Sostenible de enero de 2019.

También hay que hablar de la red de transporte escolar y su aprovechamiento en determinadas zonas sin cobertura de transporte público, para ofrecer servicios de movilidad a la ciudadanía, algo que demuestra sensibilidad hacia zonas carentes de servicio, algo digno de elogiar y poner en valor y aquí Manolo Caldevilla, tu tienes mucho que decir.

En estos últimos años, además, a Manolo le tocó lidiar desde su responsabilidad como director general de Transportes, con la pandemia del covid-19, que nos ha tocado vivir, y hay que decir que el transporte público en Asturias, como servicio esencial, ha estado a la altura de las circunstancias, y su apoyo y el de Administración central y autonómica, tanto a empresas como a trabajadores, han sido claros y manifiestos, peleando siempre para preservar nuestro transporte público, la viabilidad de las empresas y el mantenimiento del empleo, algo que es necesario reseñar y destacar.

Por si fuera poco la pandemia, y en pleno proceso de una transición energética y ecológica para preservar el medio ambiente y nuestro planeta, nos llegó una guerra, una crisis energética y de combustibles, y una gran escalada de precios, lo que nos ha obligado a tomar decisiones de impulso de los transportes públicos, tanto a nivel estatal como regional en los diferentes modos de transporte, y aquí en Asturias y desde el CTA, tú y tu equipo como siempre te ha gustado destacar, habéis impulsado y puesto en marcha, un programa de Movilidad Sostenible en el Medio Rural, reforzando y creando nuevas rutas de transporte, fortaleciendo con ello la cohesión territorial, y la tarjeta "ConeCTA Asturias", con una tarifa plana ilimitada que permite moverse por toda Asturias, tanto en autobús como en tren, por un precio de 30 euros, con el fin de potenciar la movilidad a través del transporte público de viajeros.

Finalizando esta breve semblanza tuya, Manolo, decirte que, el motivo de dedicarte esta carta abierta es para desearte salud y larga vida, en esta nueva etapa de tu vida que comienzas con la jubilación, y darte las gracias, y reconocerte públicamente tu trabajo como servidor público, desde esos segundos niveles, donde realmente se solucionan los problemas. Así lo hiciste durante toda tu extensa vida laboral, siempre ligado al transporte por carretera, tanto de viajeros como de mercancías principalmente, donde has sido todo un referente, una verdadera "Enciclopedia del Transporte", la cual siempre podíamos consultar en todo momento, porque tu teléfono estaba abierto las 24 horas del día, los 365 días del año. Toda una lección de compromiso.

Compartir el artículo

stats