Opinión | Análisis

La cúpula del Ejército israelí ignoró en julio indicios sobre el ataque del 7 del octubre

Las advertencias de una analista de la agencia de inteligencia de captación de señales, los avisos de las soldados observadoras en los monitores próximos al muro y un documento de Hamás sobre un plan del ataque muy preciso fueron descartados

AEjército israelí.

AEjército israelí. / Sara Gómez Armas

La lechuza de Minerva (mitología romana) está emprendiendo su vuelo casi sesenta días después del ataque de Hamás del 7 de octubre de 2023. El filósofo de Sttutgart (Hegel, 1770-1831) atribuía a la lechuza, diosa de la sabiduría -una mujer- el poder de decirnos con cierta distancia, cuando ya se ha vivido el día, qué ha pasado. "La lechuza de Minerva", escribió en 1820, "emprende su vuelo al caer el crepúsculo". Quizá venga mejor el equivalente en la mitología griega, Atenea, porque mientras en Roma Minerva solo era la diosa de la sabiduría, en Grecia lo era de la sabiduría, la estrategia militar y la guerra.

Los periodistas Ronen Bergman y Adam Goldman informaron en el periódico norteamericano 'The New York Times' el pasado viernes, día 1 de diciembre, que Israel "sabía de los planes de Hamás hace más de un año", en referencia a la irrupción militar con el resultado de 1.200 muertos del sábado 7 de octubre. "El 'Times' revisó un plan que incluía la descripción detallada de los atentados, que los funcionarios israelís desestimaron porque no pensaron que el grupo armado tuviera capacidad de ejecutarlo", señala el diario.

Según las consultas realizadas por los periodistas sobre el citado plan -un informe interno de Hamás de unas cuarenta páginas, escrito en árabe, y cuya fecha se remontaría a algo más de un año- los responsables de varios servicios de inteligencia de Israel valoraron el documento como un proyecto sin ninguna posibilidad de realización. Y lo descartaron.

"Los sorprenderás por el portón"

El informe arrancaba con una frase del Corán: "Los sorprenderás por el portón. Si lo haces, prevalecerás". Dicha frase fue utilizada por Hamás en los vídeos y declaraciones difundidas en fechas posteriores al 7 de octubre.

La meticulosa descripción de la operación en ese documento y el asombroso parecido como dos gotas de agua a la operación del 7 de octubre no parecen ser pura coincidencia.

"El documento preveía un aluvión de cohetes al comienzo del ataque, drones para destruir las cámaras de seguridad y ametralladoras a lo largo de la frontera, así como hombres armados para penetrar masivamente en Israel en parapentes, motocicletas y a pie, todo lo cual ocurrió el 7 de octubre", se apunta.

Detalles precisos

"El plan incluía también detalles sobre la ubicación y el tamaño de las fuerzas militares israelís, los centros de comunicaciones y otra información sensible, lo que suscitó dudas sobre cómo reunía Hamás su información de inteligencia y sobre si había filtraciones dentro del 'establishment' de seguridad israelí", señalan los periodistas.

El informe fue clasificado por los servicios israelís con el nombre en código Muro de Jericó. "Llamado así por las fortificaciones antiguas en la actual Cisjordania, era más explícito. Detallaba ataques con misiles para distraer a los militares israelís y hacer que se resguardaran a toda prisa en búnkeres, así como el uso de drones para desactivar las complejas medidas de seguridad a lo largo de la valla fronteriza que separa Israel de Gaza", explica la información.

Llama la atención, sobre todo, la identidad de objetivos entre el informe y los hechos. "Uno de los objetivos más importantes trazados en el documento era tomar la br del Ejército israelí en Reim, sede de la división de Gaza responsable de proteger la región. Otras brs que están bajo el comando de la división también estaban en la lista. Hamás llevó a cabo ese objetivo el 7 de octubre, arrasó con Reim e invadió partes de la br", señala.

Alerta de movimientos en Gaza

Pero hubo otro indicio relevante en tres meses antes del ataque, según el diario norteamericano. Una analista de la llamada Unidad 8200, especializada en el envío de señales, una mujer soldado con conocimiento del informe Muro de Jericó alertó sobre movimientos en Gaza.

"El 6 de julio de 2023, la analista experimentada de la Unidad 8200 escribió a un grupo de expertos de inteligencia que decenas de elementos de Hamás habían llevado a cabo ejercicios de entrenamiento recientemente, bajo la observación de altos comandantes de Hamás. El entrenamiento incluía un simulacro de derribo de aviones israelís y la toma de un 'kibutz' y una br de entrenamiento militar en la que se daba muerte a todos los cadetes. Durante el ejercicio, los combatientes de Hamás utilizaron la misma frase del Corán que aparecía en la parte superior del plan de ataque al Muro de Jericó, escribió la analista en los intercambios de correos electrónicos vistos por el 'New York Times'".

Según la analista, "el coronel en la división de Gaza elogió el análisis, pero dijo que el ejercicio formaba parte de un escenario 'totalmente imaginativo' y no era indicio de que Hamás tuviera la capacidad de llevarlo a cabo".

Alto grado de conocimiento

Aunque el 'New York Times' se detiene en estos relevantes indicios sobre el grado de conocimiento del Ejército de un ataque de Hamás, en Tel-Aviv ha trascendido que un grupo de soldados mujeres ('tatzpitanit', en hebreo) del Ejército, observadoras de los monitores que vigilan en puestos de vigilancia próximos al muro que separa Gaza de Israel -en jornadas de nueve horas al día- alertaron de movimientos sospechosos en los meses previos al 7 de octubre. Algunas de ellas han sido secuestradas en la operación.

No menos asombroso que el entrenamiento sobre el que alertó la analista de inteligencia de señales en julio de 2023, las observadoras consideran que "Hamás fue bastante negligente: no trataron de ocultar sus planes y mantuvieron movimientos sospechosos abiertamente. Pero, señalan, los oficiales de alto rango del Ejército se negaron a escuchar sus advertencias. "Las observadoras son mujeres jóvenes y comandantes mujeres jóvenes. Si los que hubiesen estado ante las pantallas en lugar de mujeres fuesen hombres, las cosas serían vistas de manera diferente",señala una soldado al diario 'Haaretz'.

Cómo funciona la Unidad 8200

El funcionamiento de la citada Unidad 8200 ha sido otro de los enigmas. Porque el alto mando ordenó que no estuviera de servicio los fines de semana. Ergo: el equipo especializado en señales se quedó en casa el 7 de octubre. Dos periódicos nada opositores como 'The Times of Israel' y el digital 'Israel Hayo' subrayan la importancia de que esta unidad estuviera fuera de combate, "la unidad que pudo salvar a Israel del 7/O".

De momento, el Gobierno de unidad nacional ha pospuesto cualquier investigación sobre lo ocurrido. No parece que la teoría de la extraordinaria capacidad militar de Hamás pueda ser totalmente válida. La ignorancia -¿deliberada?- podría haber jugado una mala pasada o aquellos que, como Netanyahu y sus amigos, con el agua al cuello políticamente hablando, concentraron sus fuerzas militares para respaldar a los colonos religiosos y extremistas de Cisjordania y retirándose del Muro de Jericó.

Los mensajes de alerta de las diosas israelís, encarnando la sabiduría de Minerva-Atenea, entraron por un oído de los generales y salieron por el otro. Una cosa es menospreciar la capacidad de Hamás tras la obtención del informe Muro de Jericó y otra es desmantelar completamente la seguridad. Vamos, casi abrir el portón.