Opinión | Parando en Villalpando

¡AVE, Lina!

Los que van en Alvia te saludan

¡AVE, Lina!

¡AVE, Lina!

–¡Yá ta, Lina!

–¿Diga?

–Yá tamos nel mapa. ¡Hola, cuquina!

–¿Quién ye?

–Te saludo a ti, Lina, pero sobremanera, saludu al futuru, ¿oíste?

–¿Pero esto qué ye?

–Un pasu de xigante, Avelina. Acabóse la barrera.

–¿Eh? ¿Qué barrera?

–La barrera sicológica, cuca. Asturies, de repente, ta más cerca de too.

–¿Pero usté qué…?

–Yo siéntome más cerca de ti.

–¿Pero tu quién yes?

–Toi saliendo del túnel emocional, Avelina. Tenía que llamate y falar.

–¿Cómo diz, ho?

–L’alta velocidá entra na nuesa relación. Ensin complexos. Acabose.

–¿El qué?

–El complexu d’aislamientu. Soi un home nuevu, Lina, toi nuna nueva etapa.

–¿¿¿Pero quién coño ye usté???

–Berto, Lina. Soi Bertín, ¿nun das cuenta de mi?

–¿Qué Berto, el de la fotopolla?

–Bonu, a ver, una mala tarde tienla cualquiera pero…

–¡Tas pirau, chaval!

–Non, Lina, a ver. Toi falándote d’un antes y un dempués.

–¿De qué, ho?

–Agora soi más altu, más guapu, respiru meyor.

–Meca, chaval, siempres fuisti un pocu retrasáu…

–Sí, ye verdá. Pero agora píllesme na década del cambéu. ¡Buo, tengo un subidón!

–¿Que qué, ho?

–Non se si dir a vete agora o en Avril.

–¿Veme a mí?

–Si voi en Avril, cuidao, eh, llego más rápidu. Te echo tantu de menos...

–¿Pero cómo tas tan colgáu, chaval?

–Salgo del túnel del tiempu, Lina, acabose l’aislamientu.

–Nun yes más tontu porque’l día nun ye más llargu.

–¡Ave, Lina! ¡Los que van en Alvia te saluden!

–Anda, tío, piérdite y déjame en paz.

–Yes como la zapatiella de la mio madre, Lina, véote venir y aceléraseme el corazón.

–¡Anda, chaval, voi colgar!

–Non, Lina, non, por tentaciones como’l to hai pecadores como yo.

–Anda, chaval…

–Nun azorrones. Agora póngote más, nun me digas que non.

–¿Cómo ye, ho?

–L’apertura de la variante facilita l’atracción.

–Cuélgote, eh.

–¡Pera, ho! Tienes que venir equí, invertir en mi, toi por descubrir…

–Sí, ho…

–Nun quiero rollos de cercaníes, busco daqué más estable, Lina. Y buo… Saber que vivu a trés hores y media de ti… ¡Ave, Lina! Yo…

–¡Que ye un Alvia, mamón!

–Meca, colgó.

www.maxirodriguez.net