04 de abril de 2008
04.04.2008

Los vecinos de La Playa piden acelerar las obras de encauzamiento del San Pedro

Los riosellanos afectados proponen ampliar los turnos de trabajo

04.04.2008 | 02:00
Obras del encauzamiento del río San Pedro en la calle Darío de Regoyos.

Ribadesella, B. MORÁN


Los vecinos que viven en las calles afectadas por las obras del encauzamiento del río San Pedro, en Ribadesella, han solicitado a la Confederación Hidrográfica del Norte la ampliación de los turnos de trabajo para agilizar lo más posible el final de la obra. Ayer se celebró la primera reunión con responsables de la empresa adjudicataria, Ferrovial, la Confederación Hidrográfica del Norte y autoridades municipales.


Durante una hora, los responsables de las obras que dotarán al río riosellano de un nuevo cauce y los vecinos afectados intercambiaron impresiones sobre el desarrollo de los trabajos que la empresa Ferrovial ejecuta en las calles riosellanas de Avelina Cerra, Coronel Bravo y Darío de Regoyos desde el pasado mes de diciembre. En el encuentro estuvo presente Jesús Solís, jefe de servicio de la Confederación Hidrográfica del Norte; miembros de la Corporación municipal, y tres representantes de la Asociación de Vecinos de La Playa de Ribadesella. Tras el encuentro, el concejal de obras, Juan González Martino, anunció que la Confederación y Ferrovial estudiarán la propuesta planteada por los afectados para ampliar los turnos de trabajo y lograr que la obra finalice antes. «Hay buena predisposición por parte de los responsables de las obras, pero es una medida que debe estudiarse, ya que será posible si se ajusta al presupuesto destinado para esta actuación», aseguró Martino.


Otro de los asuntos que se debatieron durante el encuentro fue la seguridad en las obras. Los vecinos propusieron la revisión de las viviendas colindantes a las obras. La propuesta fue acogida positivamente por los responsables de la actuación. La situación del tráfico es otro de los asuntos que más preocupan a los vecinos, ya que, al permanecer las calles de Darío de Regoyos y Avelina Cerra cerradas por las obras, el acceso a sus viviendas con vehículo está limitado. La Confederación avanzó que, si todos los plazos se cumplen satisfactoriamente, para el mes de junio las calles Coronel Bravo y Avelina Cerra estarán abiertas. El Ayuntamiento avanzó que se está ultimando un convenio de colaboración con el Instituto Avelina Cerra para que el aparcamiento del centro pueda ser utilizado y evitar así atascos y problemas de estacionamiento con la llegada del verano.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook