22 de enero de 2011
22.01.2011
Críticas a las medidas de conservación en los Picos de Europa
 

Acusan al director del parque nacional de ocultar casos de envenenamiento de fauna

La Coordinadora Ornitolóxica pide el cese de Suárez Robledano por no denunciar la muerte de 18 animales y el hallazgo de tres cebos, que recogió en un estudio

22.01.2011 | 01:00
El Desfiladero del Cares, entre los macizos Central y Occidental de los Picos.

Cangas de Onís, B. MORÁN


La Coordinadora Ornitolóxica d'Asturies (COA) ha solicitado a Parques Nacionales, al Ministerio de Medio Ambiente y al Principado el cese de Rodrigo Suárez Robledano como el director del parque nacional de los Picos de Europa. Los motivos para tal demanda son «muy graves», a juicio del colectivo, que denuncia que el director del espacio protegido ha «ocultado» información sobre envenenamientos de fauna tanto al Principado como a la Fiscalía de Medio Ambiente.


La COA asegura que ha tomado esta decisión tras dos meses de espera para acceder a información sobre la muerte de animales por envenenamiento dentro del parque nacional, sin haber obtenido una respuesta. Paradójicamente, esos datos aparecen en un estudio público en el que el propio Suárez Robledano figura como autor, junto a Miguel Menéndez de la Hoz y Gloria González Álvarez-Cienfuegos.


El citado estudio, que fue presentado, en formato powerpoint, por Robledano en unas jornadas celebradas en Castilla-La Mancha, revela que el personal del parque detectó 18 animales envenenados y cuatro cebos en la reserva entre 1998 y 2007. La COA asegura tener conocimiento de la muerte de 10 animales envenenados por un cebo, en 2007, en la localidad cántabra de Áliva. El estudio, titulado «Seguimiento sanitario en las poblaciones de fauna silvestre del parque nacional de los Picos de Europa» y disponible en Internet, revela el hallazgo de otros ocho animales de distintas especies muertos por la misma causa, así como el hallazgo de tres cebos envenenados, que fueron investigados por el parque nacional en el mismo período. «Desconocemos la procedencia de los ocho animales que murieron envenenados y la de los tres cebos que cita Robledano en su informe y esa información se nos está negando», denuncia la COA, que explica esas circunstancias en el primer escrito de solicitud de esta información remitido al director del parque nacional de los Picos el 15 de noviembre.


El colectivo añade que, al tratarse de un estudio público, la información que recoge también lo es. Pero en estos meses de llamadas y de escritos a Suárez Robledano la COA no ha podido saber dónde y cuándo se produjeron las muertes.


El colectivo reclama a Robledano estos datos porque quiere hacer un seguimiento de la situación de la avifauna regional, de la variedad de especies y de los principales problemas para su supervivencia.


La Coordinadora solicita el cese de Robledano por la «política personal de este funcionario en el tema de los envenenamientos. El motivo de nuestra petición es que disponemos de datos y hechos que revelan que Robledano no comunicó varios casos de envenenamiento en la reserva, ni a la Fiscalía de Medio Ambiente, ni tampoco a la Consejería, a pesar de tener esa responsabilidad al disponer, según dice en su estudio, de datos que revelan la muerte de animales por veneno en el parque». La COA asegura que la actitud del director del parque «deja claro que el uso de esos datos ha sido meramente para engrosar el volumen de su currículum personal».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook