16 de septiembre de 2018
16.09.2018

Pelayo y Covadonga no están solos

Un centenar de personas reivindican orgullosas en el santuario la vigencia y el arraigo de sus nombres a la tierra

15.09.2018 | 23:28

Un centenar de personas de todas la edades llamadas Pelayo y Covadonga acudieron en la tarde de ayer al real sitio para celebrar el primer encuentro "Arraigo Covadongas y Pelayos", organizado por la asociación Amigos de Covadonga y la marca Covadonga Guía de Asturias. El acto resultó un completó éxito y sirvió para poner en valor, según los presentes, los dos nombres más asturianos que existen.

Los más madrugadores en llegar al encuentro fueron los niños. En brazos de su madre, Alejandra García- Conde, acudió al encuentro la pequeña Covadonga Vicente García- Conde, de seis meses, desde Villaviciosa. Era, además, la primera visita de la niña al santuario, lugar en el que se casaron sus padres. "La bautizamos con ese nombre por arraigo a la tierra y para que se acuerde, cuando sea mayor, de donde vino", dijo Alejandra García- Conde. El gijonés Pelayo Flórez Fernández, de cinco meses, llegó la explanada de la basílica junto a su progenitora, Rocío Flórez Pérez. "Nos gustan los nombres tradicionales y más tradicional que este no hay ninguno", dijo. El niño más pequeño fue Pelayo Cueto García, de solo 4 meses y de Cangas de Onís. "Nos gusta todo lo asturiano. Ya fue incluso al descenso del Sella", manifestaron sus orgullosos papás Zara García y Daniel Cueto.

El máximo responsable de la marca Covadonga Guía de Asturias, Juan Stové, se mostró sorprendido de la gran afluencia de gente y aseguró que la intención es consolidar el acto para hacerlo anual. "Queremos dar significado a todo esto. Covadonga es un nombre de todas las edades y Pelayo más de nuevo cuño", señaló.

La periodista y escritora vasca Covadonga O' Shea hizo de madrina y se mostró encantada de visitar el templo mariano para presumir de nombre. "Cuando me llamaron no me lo pensé. Ejerzo de fanática de la Virgen de Covadonga, del Rey Pelayo y de Asturias. Esta iniciativa me parece muy positiva y divertida", indicó. O´ Shea aseguró que durante buena parte de su vida fue conocida solo por su nombre. "El nombre de Covadonga me quitó el apellido. En el colegio donde estudié y en la Universidad era la única Covadonga", contó entre risas.

El abad de Covadonga, Adolfo Mariño, recibió a los Pelayos y Covadonga en la basílica y les emplazó para repetir la experiencia. El acto acabó con un pequeño concierto del organista del real sitio, Fernando Álvarez Menéndez, y una foto de familia delante de la basílica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook