14 de octubre de 2018
14.10.2018

Galope triunfal de Jaime García

El jinete de Grado revalida el primer puesto en la carrera de la playa de Ribadesella, con treinta y seis participantes, tres de ellas mujeres

13.10.2018 | 23:57
Los familiares de Javier Hoyos, emocionados al recibir una placa conmemorativa por parte de la organización.

La playa riosellana de Santa Marina se convirtió ayer en un hipódromo natural en el que treinta y seis monturas compitieron por ser la más rápida. El cambio de fecha de la 29.º carrera de caballos -prevista para Semana Santa pero cancelada por el mal estado del arenal como consecuencia de los temporales- no fue un impedimento para que cientos de personas acudieran a la cita, una de las más concurridas de la comarca.

En la primera categoría, correspondiente a los purasangres inglés, la victoria volvió a ser para el jinete de Grado, Jaime García García, que revalidó con holgura un título ya conseguido en 2017. García cruzó la línea de meta sacando varios segundos de ventaja a sus competidores más inmediatos, David del Barrio y José Cepedano, ambos de la cuadra Maxitoro de Madrid, que quedaron en segundo y tercer lugar del podio, respectivamente. Uno de los momentos más tensos de la carrera se vivió cuando al dar la primera curva un competidor perdió el control de la montura y cayó al suelo, sin que su estado revistiera gravedad.

En la segunda categoría ( para cuadrúpedos cruzados con purasangre inglés) ganó el cangués Iker Castro de la Villa, que también se impuso en la competición abierta a caballos cruzados y mixtos. En esta prueba compitieron dos mujeres: Raquel Prado y María Gutiérrez, muy aplaudidas por el público. En la tercera categoría, correspondiente a los corceles de pura raza árabe, la más rápida fue la yegua "Bj Retama" del jinete gallego Luis Hermindo Martínez. Los siguientes en pasar por meta fueron Adrián Mariño e Iker Castro.

Los organizadores de las carreras de caballos "Playa de Ribadesella" indicaron ayer que se trataba de una edición "especialmente emotiva" por el reciente fallecimiento de Javier Hoyos Lizarraga, apasionado de la hípica y uno de los fundadores de la prueba. "Javier siempre intentaba compaginar su vida laboral y familiar con su pasión, tratando de difundir el deporte hípico", indicaron antes de hacer entrega de una placa conmemorativa a sus familiares. Los impulsores de la competición ecuestre anunciaron su intención de seguir trabajando para que el evento sea reconocido como de interés turístico regional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook