Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piloña da marcha a la Virgen de la Cueva

"Se nota que está hecha con cariño", señalan emocionados los feligreses sobre la composición que Miguel Rueda-Carpio ha dedicado a la patrona

Público asistente al estreno de la marcha de la Virgen de la Cueva.

Público asistente al estreno de la marcha de la Virgen de la Cueva. C. CORTE

Los más de dos minutos de aplausos registrados ayer en el santuario de la Cueva dieron cuenta de la buena aceptación que tuvo el estreno de la primera marcha dedicada a la Virgen y patrona de Piloña, que lució para la ocasión un manto morado típico de Cuaresma donado por algunas feligresas.

La obra, compuesta por Miguel Rueda-Carpio, sirvió para poner el colofón al I Encuentro de Bandas de Infiesto, en el que se dieron cita músicos de Asturias, Aragón, Andalucía y Galicia durante todo el fin de semana. "Es la joya de la corona", aseguró el profesor superior de música sevillano antes de coger la batuta para dirigir a la Asociación Piloñesa Musical de la Fuente en su interpretación. Según explicó Rueda-Carpio , la pieza fue elaborada especialmente para la ocasión y en ella empleó una técnica "muy novedosa" que bebe de las bandas sonoras de cine y del impresionismo francés. "La hice con muchísimo cariño y espero que la gente haya disfrutado mucho con ella. Creo que al final ha quedado muy bonita", dijo.

En la obra musical, de algo más de cuatro minutos de duración, cobraron protagonismo los toques celtas que proporcionó la gaita del ovetense Axier Cabal. "Estoy muy orgulloso del resultado", aseveró el joven de 28 años nada más soltar el roncón, aún visiblemente emocionado.

La primera marcha de la Virgen de la Cueva gustó, y mucho, al párroco local Manuel García Velasco. "No soy la voz más autorizada ya que tengo mal oído pero me ha parecido muy guapa. Emociona ver el santuario lleno de gente y la implicación de los músicos", dijo. García señaló que es el complemento "ideal" para el himno de la Cueva ya existente, tantas veces interpretado por la Coral Polifónica Piloñesa.

La composición también "enamoró" a asistentes como Clary Fernández, vecina de Pola de Laviana. "Fue realmente emocionante. No se puede explicar con palabras. Si tuviera que darle nota sería de sobresaliente. Estuvo de diez", aseveró.

En la misma línea se expresaron vecinos como Viti Rodríguez. "La banda estuvo maravillosa, me parece una pieza fenomenal", aseguró. Su opinión la compartía Manuel Eloy Álvarez. "Se nota que está hecho con cariño, es muy afectivo y el toque que le da la gaita me encanta", dijo.

En el concierto del santuario de la Cueva también tomaron parte ayer la directora de la Escuela de Música "El Ablanu" de Infiesto, Patricia Miriam Martínez, el director de la Agrupación musical de Belesar (Pontevedra) Javier Domínguez y el de la Banda de Música de Laviana, Jesús Enrique García.

Compartir el artículo

stats