Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas de Onís lleva a gala la bandera

La Casa de Cultura acoge una exposición sobre la evolución de la enseña nacional

De izquierda a derecha, José Manuel González, Mónica Gutiérrez, Juan Luis González, Vicente Queiruga y Jesús María Pina, ayer, durante el acto de presentación de la muestra. | E. S. R.

De izquierda a derecha, José Manuel González, Mónica Gutiérrez, Juan Luis González, Vicente Queiruga y Jesús María Pina, ayer, durante el acto de presentación de la muestra. | E. S. R.

La historia de nuestro país también se cuenta a través de sus enseñas así que observarlas y, sobre todo, entenderlas, “cubre cierto vacío cultural de los españoles acerca de nuestros símbolos”, siempre polémicos. Así lo cree el coronel delegado de Defensa en el Principado de Asturias, Juan Luis González Martín, que inauguró ayer en Cangas de Onís junto al alcalde del municipio, José Manuel González Castro, la exposición “Banderas históricas de España”, un recorrido en tela, colores y escudos que cuenta cómo evolucionó la nación, desde los Reyes Católicos hasta hoy.

Antonio Velasco, durante un momento de la visita guiada. | E. S. R.

“Muchos pueden ser conscientes del origen militar de algunas banderas, pero no sabemos cómo se llegó a tener la actual, por eso conviene mostrar esta pincelada histórica que lo va explicando”, indicó el coronel. Quien quiera seguir su consejo podrá acudir a la Casa de Cultura canguesa hasta el próximo 26 de febrero, fecha en la que la muestra itinerante “irá a otro pueblo de Asturias”.

Hasta entonces, quien se anime a recorrerla podrá saber que en España “el rojo bermellón que está en todas las banderas” desde el origen de las mismas, nació “cuando se constituyó el penacho rojo con que los íberos adornaban el casco de bronce que les cubría”. Desde aquella “es interesante constatar que ese sería nuestro color nacional por excelencia, tanto es así que roja fue la escarapela de los gorros militares españoles hasta su sustitución por la bicolor, a mediados del siglo XIX”, indicó el teniente reservista Antonio Velasco durante una breve visita guiada.

A lo largo del recorrido también contó que los distintos reinos que dieron origen a España usaron como enseña las armas heráldicas.

Recorrido histórico

“Castilla enarboló el pendón carmesí con un castillo dorado. León con un león púrpura o rojo sobre fondo blanco. Aragón, los cuatro palos rojos sobre fondo amarillo. Y Carlos III por Real Decreto (1785) dispuso que, para evitar inconvenientes y perjuicios que pudiera ocasionar la bandera nacional, se usara en la armada naval y el resto de embarcaciones españolas, una bandera dividida en tres listas, la alta y la baja encarnadas y la del medio amarilla”, explicó.

Más adelante, continúo Velasco, “bajo el reinado de Isabel II, se amplió el uso de la bandera bicolor al Ejército de Tierra y se unificó así la bandera de España”. El 13 de octubre de 1843 se sustituyeron todas por otras nuevas, rojigualdas, colores que hasta ese momento habían sido usados por la Armada y algunos Batallones de la Milicia Nacional.

Hay más anécdotas por contar y decenas de pequeños detalles por descubrir. Se muestran todos ahora en una sala de la primera planta del centro cultural de Cangas de Onís, “la cuna de la nación”, a ojos del coronel. Y, como recordó el alcalde, la primera capital del Reino de Asturias, donde “los hechos históricos que acontecieron nos colocan en un lugar importante” en el devenir del país.

La exposición que ahora atesora Cangas de Onís pertenece al Instituto de Historia y Cultura Militar y la Delegación de Defensa la ha complementado con Banderas de los Tercios y maniquíes de las Asociaciones de Recreación Históricas y del Regimiento Príncipe número tres.

También cuenta con la colaboración de la Asociación de Reservistas Españoles (ARES). Una representación estaba ayer en el acto celebrado para presentar la muestra y trasladar un trozo de la historia que todos deberían conocer.

Compartir el artículo

stats