Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arriondas y el Oriente lloran a Toni Caldevilla, presidente de la Sociedad La Peruyal-ElBollu durante los últimos 30 años

Su funeral se oficiará el miércoles, 1 de diciembre, en la iglesia parroquial de la capital parraguesa

Toni Caldevilla, presidente de La Peruyal

Arriondas y todo el Oriente lloran hoy el fallecimiento de Juan Antonio Caldevilla Gutiérrez -más conocido como "Toni"- que las últimas tres décadas, desde el año 1991, ostentaba la presidencia de la Sociedad de Festejos La Peruyal, encargada de organizar las tradicionales Fiestas del Bollu, en la capital parraguesa. Uno de los eventos más populares y entrañables –salvo estos dos últimos veranos a causa de la pandemia de la Covid- de cuantos tienen lugar en la comunidad autónoma del Principado de Asturias. 

Natural del núcleo rural de Pendás, Toni Caldevilla contaba 75 años y estaba jubilado del gremio de la construcción, ya que buena parte de su vida laboral la dedicó a trabajar de albañil. Entró a colaborar en La Peruyal, en calidad de vocal, allá por el ejercicio de 1978 –al poco de regresar de Alemania, país donde estuvo un lustro trabajando-, en la junta directiva que presidia en aquel momento José Luis López García, “el del Toype”. En total, más de cuatro décadas vinculado de una u otra forma a las fiestas del Bollu. 

El alcalde de Parres Emilio García Longo, muy afectado por la noticia, explicaba que Toni "no abandonó las riendas de la sociedad ni cuando pasó por situaciones personales adversas".

"Se nos fue un hombre de carácter, amigo de sus amigos y sobre todo una buena persona. No es un buen día para Parres ni para la familia de La Peruyal", dijo el alcalde, en referencia también al fallecimiento del sidrero Basilio Aramburu, de Arriondas.

El Bollu de La Peruyal es mucho más que una fiesta, es una verdadera religión para “peruyalos” y “peruyalas. Echó a andar un 20 de agosto de 1949, gracias al impulso de Tomás Cueto, Luis Almedia (“Linón), Manuel Cuadriello, Celso Rodriguez y Antonio González Ichaso, que perseguían realzar ese popular barrio de Arriondas con una gran cita veraniega. Pasó de ser un modesto festejo de barrio a convertirse en la fiesta de toda Arriondas y, con el paso de las ediciones, en una de las referencias festivas del Oriente. Además, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. 

El funeral por Caldevilla se oficiará el miércoles, a las 16.00 horas, en la iglesia parroquial de Arriondas. Seguidamente, recibirá cristiana sepultura en el cementerio parroquial de Pendás (Parres). Toni, fue una persona volcada en los preparativos de las fiestas por antonomasia de la capital parraguesa –con permiso del Descenso Internacional del Sella-, junto a un reducido grupo de colaboradores, quienes, en base a tesón y trabajo, supieron colocar el evento veraniego, cada último fin de semana de julio, en el lugar que se merece. 

Compartir el artículo

stats