Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La protesta de Sardéu por el agua da sus frutos

El Ayuntamiento riosellano limpiará mañana el depósito de la localidad para tratar de evitar la turbidez del suministro a los hogares

Por la izquierda, Loli Coro, Noelia Somoano y Gonzalo Somoano, con una muestra de agua de color amarillento.

El Ayuntamiento de Ribadesella limpiará este lunes, 17 de enero, el depósito de Sardéu. La empresa que gestiona el servicio de agua en el municipio procederá al corte del suministro en el pueblo desde las 15.30 horas hasta la finalización de los trabajos de vaciado, limpieza y desinfección. Así se ha dado a conocer a través de una hoja informativa que se ha distribuido por el pueblo. Y es que la protesta de un grupo de vecinos por la turbidez del agua de consumo en la localidad, una situación que se repite “demasiado”, ha dado sus frutos.

La localidad riosellana se surte de captaciones en las inmediaciones del pueblo. Cuando el sistema falla existe una solución alternativa que es la activación del bombeo desde el depósito de Calabrez, pero los vecinos atribuyeron a la “falta de mantenimiento de las captaciones y a la falta de limpieza del depósito” el problema que padecen.

Los vecinos aseguraban esta misma semana a LA NUEVA ESPAÑA que cuando ellos gestionaban el servicio se limpiaba el depósito y en ocasiones tenían “escasez de agua, pero no turbidez”, apuntando a que esto ocurre desde que una empresa se hizo cargo. Desde el Ayuntamiento, el concejal de Obras, José Luis Díaz, explicó que la “solución integral” estaba hecha desde la década de los años noventa del siglo pasado con el bombeo desde Calabrez y que el color del agua se debía al contenido en sílice, aunque era “apta”. Esto enfadó a los vecinos, que no pusieron en duda que lo fuera, pero explicaron que su color amarillo y los posos que presenta no invitan a su consumo y tampoco a usarla para cocinar, lavar o asearse, invitando al gobierno local a acudir al pueblo y probarla.

El alcalde, Ramón Canal, explicó el pasado jueves que se iba a proceder a una limpieza del depósito de Sardéu. “Se van a limpiar los depósitos y mandaremos agua desde Calabrez”, afirmó el regidor que no descartó optar por el bombeo de forma más continuada si el problema persiste.

Compartir el artículo

stats