Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Les Piragües dejan más de 300 toneladas de basura y menos acampados en la zona

Los datos de Ribadesella y Parres indican un cambio en la forma de vivir la fiesta: cada vez menos gente se queda a dormir en tienda de campaña

Operarios del servicio de limpieza, en la calle Manuel Caso de la Villa, en Ribadesella. | R. M. V.

Ribadesella y Arriondas (Parres) recuperan la normalidad del verano tras el paso del Descenso Internacional del Sella y la fiesta de Les Piragües, celebrada el pasado sábado. A falta de cerrar cifras exactas en las próximas horas, la recogida de basura de Ribadesella y Arriondas (Parres) supera ya las 300 toneladas de residuos. Una cifra que podría crecer cuando se tengan los datos totales. Ambos ayuntamientos valoraron favorablemente el despliegue de medios que realizaron para ello, así como el desarrollo general de un fin de semana que concita a miles de personas en ambas localidades que asumen con medios propios servicios extra como la limpieza.

En el caso de Ribadesella, la capital quedaba totalmente limpia en tiempo récord. El domingo, antes de las 14.00 horas, estaba totalmente despejada; y en torno a las 17.30 horas, el resto del concejo. Doscientas toneladas se han contabilizado ya, a las que se sumarán los residuos acumulados en los contenedores de obra grandes distribuidos por la capital riosellana.

El dispositivo desplegado para lograrlo no fue menor: 379 operarios, 63 jornadas de baldeo, 42 recolectores, 27 barredoras, 17 cubas, 9 camiones de caja abierta y 35 baldeadoras y decapadoras, entre otros. El alcalde de Ribadesella, Ramón Canal Tirador, explicó que el volumen de personas que hubo en el regreso de la fiesta, especialmente el viernes y también el sábado, fue "incalculable" .

«Fue una edición como hacía años que no había, y sin apenas incidentes», se felicita el alcalde de Ribadesella

decoration

"Fue una edición de Piragües como hacía años que no había, y afortunadamente no hubo apenas incidencias", comentó Canal, que confió en que se mantuviera la tendencia evidenciando el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento y el resto de partes implicadas. El edil de Obras, Seguridad Ciudadana y Turismo, José Luis Díaz Bermúdez, aseguró que el desarrollo del evento "fue ejemplar" .

"El equilibrio entre la diversión y la garantía de los derechos de todo el mundo en Piragües fue un ejemplo a seguir", dijo José Luis Díaz, que aprovechó para felicitar por el trabajo "eficaz" realizado en estos días por el personal tanto administrativamente como operativamente.

El Ayuntamiento de Parres ya ha llevado a cabo una limpieza de "choque" en Arriondas, aunque se seguirá trabajando a lo largo de esta semana. El alcalde, Emilio García Longo explicó que todo apunta a que los residuos recogidos serán "el doble" que en 2019, cuando se superaron las 100 toneladas. El grueso de suciedad ha desaparecido, pero seguirán las labores en los próximos días.

"No tenemos cifras absolutas de residuos, pero estimativamente será el doble que en la última edición", comentó García Longo. El dispositivo de limpieza de Arriondas contó, además del despliegue habitual del verano, con 35 personas más en limpieza viaria; tres camiones de baldeo y dos barredoras más.

La acampada controlada que se habilita en ambas capitales de concejo fue menor a la de la última edición. La tendencia de esta forma de vivir el Descenso Internacional y la fiesta va a la baja. Ribadesella dispuso del prao de San Juan, ampliable a la zona de la Mediana como área destinada a la acampada. "La acampada bajó un 6 por ciento", explicó Ramón Canal, que considera que los hábitos en este apartado están cambiando. "Se ve una tendencia en la que en vez de venir de acampada; vienen, disfrutan de la fiesta y se marchan", explica el alcalde. Ribadesella contabilizó en la acampada regulada 1.566 personas, con 377 vehículos. Y se llenaron los parking de la estación de tren, con más de 350 plazas; el de autocaravanas y el de la zona de El Fuerte.

En Arriondas, la zona del parque de La Concordia fue de nuevo suficiente para la acampada vinculada a Les Piragües. Y el aparcamiento de la finca del festival Riverland, en El Merediz (Cangas de Onís), a menos de un kilómetro de Arriondas, cumplió su cometido. Aparcaron en este espacio unos 900 vehículos. Era la primera vez que se activaba como aparcamiento para esta fiesta al no coincidir con la celebración de ninguno de los festivales de música que se celebran allí. "Fue una edición de Piragües espectacular, hubo buen ambiente y, a pesar de su magnitud, afortunadamente no hubo prácticamente incidentes", comentó García Longo, alcalde de Parres. El dispositivo de seguridad se saldó con seis detenciones.

Compartir el artículo

stats