Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un muro de hormigón de dos kilómetros defenderá Arriondas de las inundaciones

El proyecto para el desarrollo de los trabajos también prevé un nuevo mirador sobre el Sella: "Ya no tendremos que observar el cielo con temor"

Por la izquierda, Manuel Gutiérrez, los ediles Víctor Rodríguez y Sandra González, Gimena Llamedo, Adrián Barbón, Emilio García, Hugo Morán, Juan Cofiño y Nieves Roqueñí, en la pasarela sobre el río Piloña. | M. Villoria

Un muro de hormigón revestido de poco más de dos kilómetros de longitud y una altura máxima de 1,20 metros discurrirá por el margen izquierdo de los ríos Piloña y Sella a su paso por Arriondas (Parres). Este será uno de los elementos más visibles del proyecto de defensa contra las avenidas de los ríos Sella, Piloña y Chico que se ejecuta en la capital parraguesa, donde ayer estuvo el presidente del Principado, Adrián Barbón, acompañado, entre otros, por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y el alcalde de Parres, Emilio García Longo.

Representaban a las tres administraciones que colaboran en el macroproyecto de más de 17 millones de inversión con el que se persigue acabar con el efecto de las inundaciones que recurrentemente afectan a Arriondas y a lugares tan sensibles como el hospital del Oriente, provocando incluso la evacuación de los enfermos. Tanto Adrián Barbón como Emilio García Longo lamentaron que no se hubiera impulsado tras las graves inundaciones que asolaron Arriondas en 2010, al no tener respaldo del Gobierno estatal, según explicaron. No echó andar "hasta que no hubo un cambio en el Gobierno de España", dijeron.

Por ello, Barbón comenzó pidiendo perdón a los vecinos. "Pido perdón a los vecinos, las administraciones no han estado rápidas". Para el Presidente asturiano estas obras harán que "los vecinos miren al cielo con preocupación, pero no con temor" y además de agradecer el trabajo de las tres administraciones, dedicó una mención especial a la diputada regional parraguesa Gimena Llamedo, presente ayer, "pendiente en todo momento de que estas obras salieran adelante", señaló.

Además de la construcción del muro, se contempla la demolición y sustitución del puente sobre el río Piloña que da acceso rodado a la zona deportiva de Arriondas, con la colocación de otro de 61 metros de luz y un solo vano, la ampliación del cauce a 60 metros a la altura del parque de la Concordia o la creación de un paseo escalonado a doble altura con tres puntos mejorados de acceso al cauce. Uno de ellos, situado río abajo, tras pasar el puente Emilio Llamedo, que incluirá una zona de descanso y mirador con graderío, desde donde se podrá contemplar, entre otras cosas, la salida del multitudinario Descenso Internacional del Sella. También se elevará la pasarela peatonal que une los dos parques.

El proyecto consta de tres fases.

La fase uno, en ejecución, que lleva a cabo el Estado, supondrá una inversión de 9,7 millones y se ejecutará en 36 meses. Incluye actuaciones muy visibles, como las ya mencionadas, y otras que no estarán a la vista, pero de vital importancia para frenar el avance del río fuera del cauce con las riadas. Entre ellas, la ejecución de drenajes, la construcción de tres tanques de tormenta (depósitos subterráneos de gran tamaño), uno en el Piloña y dos en el Sella, o colectores que permitirá llevar el agua acumulada al río, entre otros.

El alcalde del concejo, Emilio García Longo, tildó las obras de "imprescindibles" y dijo que no solo van a suponer la defensa de la capital parraguesa, sino también un "cambio en la trama urbana" de Arriondas. "Es un proyecto deseado y trascendental que ya es una realidad. Mi agradecimiento a todas las administraciones que lo hicieron posible", explicó.

Recordó las graves consecuencias económicas de las inundaciones de 2010. "Esto añadido al innegable cambio climático nos coloca en una situación de vulnerabilidad", explicó.

Puente Emilio Llamedo

Las fases dos y tres dependen del Principado. Es la dos la que ya está en marcha con una inversión de 3,2 millones, 23 meses de ejecución y afecta a la zona del río Chico. La directora general del Agua, Vanesa Mateo, indicó que se extraerá el colector del agua del lecho del río, aumentando así la capacidad hidráulica del cauce. Incluirá soluciones "rígidas" en las zonas que puedan afectar a las personas o a los bienes, y "flexibles", creando zonas inundables donde se generen menos problemas.

También acudieron al acto de ayer celebrado en el parque de la Concordia la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa: el vicepresidente regional Juan Cofiño; la viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí, y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Manuel Gutiérrez, además de responsables y técnicos de las empresas adjudcatarias de la obra.

Hugo Morán recordó que con esta actuación "no termina el compromiso" de las administraciones con el Sella, poniendo como ejemplo el proyecto de restauración del bajo Sella de casi cinco millones de euros y que afectará a unos 24 kilómetros de cauce desde Cangas de Onís a Ribadesella, pasando por Parres. "Con él pretendemos restaurar medioambientalmente el cauce. Un conjunto de actuaciones que tienen por objeto "poner en valor el río, su capacidad de prestación de servicios ambientales, pero también su capacidad de servicios económicos", sin olvidar la parte de "generación de empleo" del río.

El tercer proyecto importante relacionado con el río es la ejecución del nuevo puente Emilio Llamedo que acometerá el Principado de Asturias. Adrián Barbón indicó que está previsto que se adjudiquen las obras antes de que finalice el presente año.

Compartir el artículo

stats