Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Covadonga, realidad o mito, centra el debate de expertos en Cangas

"El obispo Pelayo reescribió la historia del Reino de Asturias por completo", destacan durante la jornada "Camino hacia la altura"

María Sanhuesa, coordinadora de las jornadas, junto a los expertos de la Universidad de Oviedo Juan Sevilla, Margarita Fernández, Daniel Herrera, María Álvarez, José Alba y José Ignacio Bosch, director del parador de Cangas. | J. Q.

La documentación sobre el origen del mito de Covadonga "es escasa, hay ausencia de referencias cronológicas y existe disparidad entre las distintas crónicas". Fue una de las reflexiones realizadas ayer en el parador de Cangas de Onís durante la primera de las dos jornadas humanísticas "Camino hacia la altura. Covadonga y el camino de los santuarios". Un evento de divulgación científica promovido por la Universidad de Oviedo y la Consejería de Cultura del Principado de Asturias, que se enmarca en el progama de conmemoración del 1.300 aniversario de la batalla de Covadonga.

El origen del Reino de Asturias es una de las cuestiones objeto de debate y el grado de veracidad de los hechos acontecidos durante la llamada batalla de Covadonga suele suscitar controversia. Un tema con el que ayer María Álvarez Fernández, experta en la historia medieval de la Universidad de Oviedo, inauguró estas jornadas. Durante su intervención, trató de explicar la dificultad que supone la interpretación del contexto histórico debido a la falta de información y la naturaleza propagandística de las fuentes conservadas. Un ciclo cronístico asturiano dirigido a "legitimar la dinastía de los reyes" en cuyos textos "la información escasea" y cuyo contenido contrasta en la cronología con las crónicas árabes, "muchas veces silenciadas". Según Álvarez, el peso que la historiografía tradicional le ha otorgado al real sitio y a la figura del Rey Pelayo, podría haber contribuido a esa construcción del mito. Sin embargo, afirma, "la ausencia o existencia del mito es aún más complicada de documentar cuanto más atrás nos remontemos".

Y es que la falta de una sólida base documental con información suficiente sobre lo sucedido durante el siglo VIII, contribuiría a que los cronistas asturianos comenzaran a "dejar volar su imaginación y a rellenar los huecos incompletos". El primero en hacerlo sería el obispo Pelayo en el siglo XII reescribiendo por completo la historia del Reino de Asturias con varias aclaraciones. "Por ejemplo, añadió una cosa de gran importancia: los lugares de enterramiento, que es un elemento de legitimación histórica del poder monárquico". Después de él muchos cronistas posteriores asumirían la totalidad de sus textos como reales y continuarían rellenando espacios: "El problema es que muchas de esas capas vienen de noticias de dudosa fiabilidad o de confusiones documentales".

Otra de los problemas documentales se refiere a los testimonios árabes "muy poco consultados", los cuales difieren en lo cronológico de los cristianos. No obstante, si algo comparten estos dos tipos de fuentes, según la ponente, es el sentido religioso e institucional del real sitio y el inicio de la monarquía asturiana por parte de Pelayo: "Se habla de un lugar montañoso, aunque no se cita expresamente Covadonga, y del origen en Pelayo de una nueva dinastía".

Esta ponencia que reflexionó ayer sobre la conformación del mito de Covadonga en cuanto a su contexto histórico, se complementó con el resto de charlas científicas impartidas por varios expertos de la Universidad de Oviedo a lo largo de la jornada. Si bien cada una de ellas abordó una temática diferente, todas confluyeron en el analisis del real sitio: su identidad histórica, la configuración de su paisaje cultural y su conexión con los itinerarios culturales.

"En estas ponencias se aborda Covadonga desde dos bloques. Uno se centra en los elementos históricos y su entorno, y otro retrata Covadonga no como un símbolo aislado sino como un hito que se inscribe en una ruta mayor", explicó María Sanhuesa, musicóloga y coordinadora de esta iniciativa.

La biblioteca Dulce María Prida Vega, en el Parador de Cangas de Onís volverá a ser hoy, viernes, el lugar de desarrollo de estas jornadas promovidas por la Universidad de Oviedo y la consejería de Cultura.

Compartir el artículo

stats