Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Higinio del Río

Higinio del Río

Periodista y Gestor Cultural

El enigma Vincenzo Ascoli

Tras la pista de un corresponsal de guerra italiano en el Llanes de 1937

El italiano Vincenzo Ascoli es el único periodista extranjero del que se tuvo noticia en el concejo llanisco durante la Guerra Civil. Llegó el 5 de septiembre de 1937 junto a la IV Brigada Navarra. Encontramos su nombre en un artículo de José Antonio Cepeda González (1921-1999), titulado "Un canto a Llanes", y rescatado por Manuel Maya Conde en 1987, en el que se recoge una curiosa crónica suya, "modelo en su género".

"Llegué al atardecer a Llanes, una villa situada sobre el Cantábrico. Las tropas habían fijado sus posiciones de avance en un pueblo llamado Celorio, pero yo preferí quedarme hasta el día siguiente en esta villa donde fecho mi crónica para ustedes. Las gentes han llenado los balcones de banderas, de blancas sábanas y hasta de tapices antiguos, sacados tal vez de un viejo caserón. Como esto lo vengo contemplando, repetidamente, desde Irún, quise conocer la población por mi cuenta y riesgo", comentaba el reportero de guerra transalpino a sus lectores.

Aquel día de septiembre, mientras la IV Brigada Navarra tomaba la localidad celoriana tras duros combates, en los que resultaría herido su comandante, Camilo Alonso Vega, Ascoli recorría tranquilamente los aledaños del Sablón y el Paseo de San Pedro: "Seguí un encantador laberinto de calles y dí pronto con el mar, en una playa de fina arena. Desde allí subí a un paseo que corre a lo largo de la costa, a bastante altura. En el pueblo resonaban los gritos de júbilo del vecindario y, más lejos, hacia un monte oscuro, crepitaba el fuego de las ametralladoras. En el paseo no había un alma. El contraste no podía ser más bello. La paz que todos ansiamos se extendía bajo los árboles y yo puedo asegurarles que hubiera estado allí horas y horas, si no hubiese que escribir estas líneas. Un inmenso mar, sin olas, llegaba dulcemente hasta la base rocosa del paseo y unas gaviotas iban y venían del agua a la tierra verde", explicaba Ascoli. A juicio del autor de "Un canto a Llanes", estamos ante "una de las mejores descripciones, en cuanto a sentimiento, del Paseo de San Pedro".

En su artículo, Cepeda cuenta que el italiano moriría en el frente de Grecia, en plena Segunda Guerra Mundial, pero no desvela la cabecera del medio informativo para el que trabajaba ni la fecha de publicación de la crónica escrita desde el belvedere llanisco.

Vincenzo Ascoli representa un enigma de ochenta y cinco años de antigüedad. Es un personaje sin rostro. Una tentadora invitación a investigar. Con la esperanza de encontrar alguna pista, acudí a Paola del Vecchio, delegada en Madrid de Il Messaggero, quien me sugirió contactar con Fabio Fattore, autor del libro "Gli inviati di Mussolini. I corrispondenti di guerra 1940-1943" ("Los enviados de Mussolini. Los corresponsales de guerra 1940-1943").

Llevo intercambiados cuatro correos con Fattore, que se muestra muy interesado en el asunto. "É un bel mistero", "una bella storia", me insiste. Ya está manos a la obra. El acreditado especialista ha comprobado que en el anuario de la prensa italiana de 1939-1940 no consta ningún Vincenzo Ascoli o D’Ascoli y que entre los periodistas caídos en el frente greco-albanés a principios de los años 40 no hay nadie con ese nombre. Baraja varias hipótesis: pudo haber sido un soldado con aficiones literarias; Ascoli es un apellido hebreo, dice, y en 1937 todavía era posible que un judío fascista fuese destinado a España, bien como corresponsal de prensa o como integrante del Corpo di Truppe Volontaire, ya que las leyes raciales del Duce no entraron en vigor hasta el año siguiente; también podría tratarse de un seudónimo, aunque parece raro que alguien lo utilizara en vísperas de la legislación antisemita.

Fabio Fattore proseguirá sus pesquisas en otoño. Le aguardan los fondos de la Biblioteca Nazionale Centrale di Roma y otros muchos archivos llenos de secretos dormidos.

http://higiniodelriollanes.blogspot.com.es

Compartir el artículo

stats